Preocupación en la UOM y AFARTE

Preocupación en la UOM y AFARTE

Tanto desde la UOM como desde AFARTE expresaron su preocupación por la noticia de que se va a llevar a cero el arancel sobre la importación de computadoras y elementos informáticos. Los metalúrgicos no descartan realizar medidas de fuerza directa en los próximos días para defender las fuentes de trabajo. Desde AFARTE remarcaron que la decisión del Gobierno nacional no necesariamente producirá una reducción de los costos para el consumidor final y además se perderán puestos laborales.

RÍO GRANDE – La semana pasada se conoció la noticia relacionada con la decisión del Gobierno Nacional de eliminar el impuesto a la importación de las computadoras, tanto de PC como notebooks, netbooks y sus componentes, a partir de enero, con la inevitable consecuencia de que se verá la producción nacional afectada y con ello los puestos de trabajo, incluida Tierra del Fuego.

Al respecto Marcos Linares, secretario Adjunto de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Río Grande expresó su preocupación en relación a esta noticia. “La verdad es que estamos por demás preocupados, entendemos que esta quita de aranceles sobre los productos terminados de las computadoras puede significar la pérdida de muchos puestos de trabajo y en ese sentido va la preocupación constante que mantenemos desde hace bastante tiempo”.

El dirigente de la UOM afirmó que “lamentablemente, cada una de las cosas que van sonando por los pasillos se van haciendo realidad con el paso del tiempo. Una tras otra las decisiones que van tomando atentan, de manera directa, contra los puestos de trabajo de la industria metalúrgica de Tierra del Fuego”.

En relación a los puestos de trabajo que se podrían llegar a perder a causa de esta medida Linares explicó que “es una cantidad importante de trabajadores que se están dedicando a la producción de notebooks y netbooks en las distintas fábricas. Tenemos como mínimo una fábrica que se dedica exclusivamente a la producción de estos aparatos, que es Informática Fueguina, y tenemos varias plantas más que por ahí tienen diversidad de productos, pero uno de ellos es esta computadora de la que estamos hablando”.

Medidas de fuerza

En el mismo sentido el Secretario Adjunto de la UOM aclaró que la medida afectará “de manera directa” en la provincia, porque las empresas “en el mejor de los casos podrían llegar a producir los remanentes de stock que tengan en cada una de las plantas, pero a partir de ahí creo que no hay claridad sobre si van a seguir produciendo o no”.

Linares informó que tanto la Organización gremial como el Congreso de Delegados se encuentra “evaluando de manera constante la situación”, e incluso no descartó que se resuelva tomar “medidas de acción directa para tratar de defender y sostener cada uno de los puestos de trabajo que tenemos en las empresas”.

Asimismo el dirigente metalúrgico remarcó que “todos los sectores debieran expresarse, porque la realidad es que de manera directa esto va a afectar al sector nuestro; pero de manera indirecta va a terminar de afectar a otros sectores. Esto es así y va a terminar teniendo costos tanto para el Gobierno provincial como para AFARTE, o sea que cada uno de los sectores debiera expresarse ahora y plantear una férrea defensa de nuestra industria”.

Preocupación patronal

Por su parte, Federico Hellemeyer, titular de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE) manifestó que están “en riesgo 5 mil puestos de trabajo” y 500 de ellos corresponden a Tierra del Fuego, aunque aclaró que “estamos ante un trascendido”.

Hellemeyer indicó que “lamentan” este tipo de decisión “porque significa una afectación directa de los puestos de trabajo” al tiempo que aclaró que en Tierra del Fuego “hay por lo menos 500 personas que de manera directa trabajan en la fabricación de productos informáticos, notebooks, netbooks y tablets”.

Incluso el titular de AFARTE recordó que ya había una reducción en la producción de este tipo de productos a raíz de que disminuyeron planes como Conectar Igualdad pero que con la baja del arancel al cero por ciento “es una muy mala noticia para nosotros y significa la pérdida de puestos de trabajo que estén relacionadas con esa actividad sin ninguna duda”.

En relación a que esta medida va a producir una baja de precio en los productos para el consumidor final Hellemeyer señaló que “esto también habría que verificar si efectivamente se logra, porque nuestra percepción es que no necesariamente se va a alcanzar esa rebaja y encima se estarían perdiendo un montón de puestos de trabajo” tanto en Tierra del Fuego como en otros puntos del país.

Coment� la nota