Preocupación de los gremios ante la posibilidad de desempleo

Preocupación de los gremios ante la posibilidad de desempleo
La desocupación en Mendoza es del 4,5% según fuentes oficiales. Teniendo en cuenta los puestos de trabajo que se perdieron este año, en San Rafael el panorama del futuro cercano tampoco es muy alentador. Hay quienes creen que la crisis en algunos sectores irá afectando de a poco a los otros.
Para conocer lo que se respira en el ambiente gremial, les pedimos a fuentes del sector que describieran el escenario actual y lo que creen se viene.

Desde la Unión Empleados de Comercio (UEC) manifestaron bajas y altas, algo a lo que ya están acostumbrados. Sin embargo, creen que lo peor está por venir. Esto es debido a lo que llaman “efecto dominó”, que cuando afecta a la agricultura termina afectando al comercio, porque se reduce el dinero para gastar. Cuando eso sucede, “el empleado es el primer eslabón en caer”, señaló Lucchesi, Secretario General del sindicato.

El gremialista explicó que tal vez en un mes se empiece a notar la pérdida de empleo. “Aún no ha llegado el coletazo, pero de aquí en adelante se va a empezar a ver el panorama”, opinó.

En el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA) también ven oscuro el futuro. Ellos temen que desde julio se comience a suspender personal efectivo de algunas empresas. Luego de los aproximadamente 500 despidos que se registraron en diciembre del año pasado, en lo que va de este año ya hay 10 trabajadores cesanteados y 1.500 que no fueron incorporados (esto incluye a trabajadores temporarios).

En cuanto al Sindicato de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Soeva), cuya situación alarmó hace unas semanas con el anuncio de despido de 60 personas en distintas bodegas del departamento, en este momento ya cuentan con aproximadamente 70 trabajadores que se han quedado sin empleo. Las razones son las aparentes “reestructuraciones” de las empresas, que no tienen un final seguro.

Por otro lado, el único dato alentador proviene de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra). Aunque reportaron alrededor de 150 despidos desde el año pasado, actualmente ven una esperanza en la concresión de nuevos proyectos del IPV. Aun así, y como se publicó anteriormente en este diario, el movimiento de esa industria cayó un 25% con respecto al año anterior, por lo que esto pudo haber afectado a los trabajadores de este rubro.

Es indudable que en una economía interconectada la crisis de un sector termine afectando a los demás. A eso le temen los gremialistas, y es un punto a tener en cuenta si se analiza la situación económica de la región en un todo, junto con la inflación que afecta al país.

Comentá la nota