Preocupación de los gremios tras la decisión de la Corte

Hay desilusión en la AOT desde donde se cree que el plazo de 90 días es la antesala a un fallo negativo. En FONIVA hacen un llamado a un esfuerzo conjunto para salir de la crisis.
La decisión de la Corte Suprema de otorgar un plazo de 90 días a las empresas promovidas de las provincias de San Juan, San Luis y La Rioja para que en ese lapso de tiempo busquen un acuerdo con la AFIP por el conflicto vinculado a la reexpresión de los bonos fiscales dejó por demás preocupados a los gremios textiles de la provincia.

Es que en la audiencia de conciliación del pasado jueves la Corte Suprema no tomó ninguna determinación y dio a las partes 90 días para intentar buscar una salida al conflicto.

Esa instancia de negociación que ahora se abre con la AFIP causó malestar e incertidumbre en la Asociación Obrera Textil (AOT) y en la Federación Obrera Nacional de la Industria del Vestido y Afines (FONIVA).

Una mala señal

La decisión de la Corte de otorgar un plazo de 90 días para buscar un acuerdo con la AFIP sorprendió a la AOT.

La lectura que hizo el gremio textil de esa medida fue totalmente negativa para las aspiraciones de las empresas promovidas.

Opina el gremio, que ese lapso de tres meses es un paso previo a un fallo que favorecerá a la AFIP. “Creo que es bastante sombrío el panorama. Nos tomó por sorpresa el resultado de esta conciliación porque esperábamos de la Corte Suprema una decisión sobre la cuestión de fondo. Yo creo que esto de haber dado un plazo de 90 días es un paso previo a una sentencia que ya está firme. Ojalá me equivoque pero si tiene que fallar la Corte será a favor de la AFIP. Al dar esta tregua de 90 días se les está diciendo a las empresas que vean y dialoguen con la AFIP sobre cómo van a pagar los fondos que se reclaman”, afirmó el secretario general de la AOT, Enrique Rivadera.

El conflicto por los bonos surgió por el desfasaje que provocó la devaluación de la moneda en el año 2002, cuando los valores de estos instrumentos fiscales quedaron desactualizados.

Las empresas comenzaron a pagar tomando como criterio la devaluación y hoy la AFIP les reclama una deuda por más de 1000 millones de pesos en concepto de devolución de los impuestos que las empresas no pagaron.

Ante este escenario y a la luz de los resultados de la conciliación, Rivadera consideró que “el panorama es caótico”. “Si el fallo es en contra es el fin para el Parque Industrial. La preocupación es grande porque son 32 las empresas las que están en el Parque y hay allí 10.000 trabajadores que se pueden quedar en la calle”, alertó el gremialista.

Para la AOT la solución al conflicto depende exclusivamente de una decisión política del Gobierno Nacional y Provincial. “Acá el tema no pasa por una resolución judicial. El tema pasa por una decisión política, que la tienen que tomar dos personas, la presidenta Cristina Fernández y el gobernador Beder Herrera”, aseguró Rivadera.

Trabajo conjunto

En tanto, desde el gremio FONIVA, el titular del gremio José Cáceres opinó que “hay que ponerse a trabajar de inmediato en las negociaciones con la AFIP”. “No se puede perder más tiempo porque las economías regionales están en crisis en todas partes. Hay que trabajar en forma urgente en estas negociaciones. Entre todos nos debemos poner de acuerdo para defendernos de esta situación tan lamentable. Nosotros vamos a acompañar al Gobierno. Este es el momento de defender todo esto. Es un problema de todo el país y no sólo de La Rioja”, dijo Cáceres.

El dirigente gremial coincidió con Rivadera en que la resolución del conflicto depende de una decisión política de la presidenta Cristina Fernández.

“El gobernador Beder Herrera debe pedir una reunión urgente con la Presidenta para revertir la situación sino esto será un caos para La Rioja. Se caerá la economía en la provincia. Si la Presidenta nos suelta la mano caeremos en un pozo muy profundo”, afirmó.

Comentá la nota