Preocupación por la salida del aire de FM Litoral

Preocupación por la salida del aire de FM Litoral

La transmisión se cortó por tiempo indeterminado El sindicato de trabajadores prensa y comunicación (Setpyc) mostró preocupación por las fuentes laborales y la libertad de prensa. Cuestionaron “desinterés oficial”.

Desde el jueves pasado y por un cortocircuito entre propietarios de la señal, FM Litoral cortó su transmisión tras 25 años en el aire. Ante la incertidumbre laboral que genera entre los trabajadores del medio y las implicancias en cuanto a la libertad de expresión, desde el Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación (SETPyC) manifestaron su “profunda preocupación” por una situación que adjudican a “una mezquina disputa entre accionistas (que) ha generado incertidumbre en periodistas, productores, técnicos operadores, administrativos y ordenanzas de la radio en cuanto a la continuidad de la fuente laboral; pero sobre todo esta situación significa una nueva embestida contra la libertad de expresión, un nuevo ataque contra quienes ejercen el oficio de ser mensajeros de los problemas de la gente y mediadores con quienes deben ensayar soluciones”. 

Ley de Medios y contradicciones 

“FM Litoral es una de las pocas emisoras en Paraná que cumple con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Sin embargo, lleva varios días sin emitir sonido, muda”. Advirtieron en el comunicado y cuestionaron que, a pesar de eso, “ninguna voz oficial se ha interesado por el asunto, y esta circunstancia no puede pasar desapercibida”. 

Al mismo tiempo, desde SETPyC advirtieron que “si estas cosas ocurren, si se permite en silencio la salida del aire de una radio, si no hay reacción a la no edición de un diario, si se silencian las voces críticas, entonces no habrá Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que sirva para defender la libertad de expresión, la pluralidad de voces y tampoco a la democracia”. 

Finalmente insistieron en hacer ver que el corte de eimisó0n de FM Litoral pone “en vilo a las familias de los trabajadores que ven peligrar su fuente laboral por peleas de poder entre políticos y empresarios donde lo que está en disputa no es precisamente la libertad de expresión”.

Comentá la nota