Preocupados por el desempleo, los gremios buscan alternativas

Todos exploran recursos que moderen los efectos del freno productivo; recortes salariales, subsidios e impulso hacia nuevos mercados, en el menú.
Sin importar su postura respecto de la Casa Rosada, los sindicatos temen que se expanda la ola de despidos y suspensiones que afectan a las industrias, sobre todo, a la automotriz, que ya superó los 12.000 trabajadores damnificados por cesantías o recortes salariales.

El tembladeral que agrieta los niveles de empleo empujó a algunos dirigentes a una encrucijada: avalar la rebaja de sueldos para evitar el despido. Lo blanqueó en la semana Antonio Caló, el jefe de la CGT más cercana al Gobierno. "Pedimos a las empresas que, por lo menos, esperen un poquito más, que suspendan a la gente, le paguen el 60 por ciento [del salario]", sugirió el referente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), un gremio que también sufre los coletazos económicos.

Mientras el sindicalismo opositor planifica un nuevo paro general para hacer oír su descontento, el arco oficialista no estaría dispuesto a quedarse de brazos caídos.

Tanto desde la CGT de Caló como desde la CTA de Hugo Yasky evitarán ir al choque, aunque presionarán en tándem para convocar cuanto antes a la comisión de empleo del Consejo del Salario. Además de definir el porcentaje de suba del salario mínimo, exigirán ampliar la cifra de beneficiarios del Programa de Recuperación Productiva (Repro), el subsidio para pagar salarios que otorga el Ministerio de Trabajo y la Anses a cambio de que las empresas no los despidan.

"Los despidos por ahora están circunscriptos a la industria automotriz y derivados. Hay que llamar de urgencia al Consejo del Salario para evitar que crezca el desempleo. Una salida sería aumentar la ayuda del Estado a través de los Repro", sugirió Yasky, de la CTA.

En ningún sector impactó la crisis como en el automotriz. Ricardo Pignanelli, jefe de los mecánicos del Smata, reconoció a LA NACION que las suspensiones ya afectan a 12.000 trabajadores. En el gremio identifican dos causas puntuales: la retracción del mercado interno de Brasil y el arancelamiento a los autos de alta gama. Con la ayuda del Gobierno, anhelan reactivar el flujo con Brasil a través de la Política Automotriz del Mercosur, que permite el intercambio de ciertos vehículos y autopartes sin aranceles. Vía Guillermo Moreno, además, se explorarían nuevos mercados, como África del Norte y los países árabes.

El debilitamiento del músculo productivo afecta a otros rubros clave, como la industria metalúrgica, de la construcción y la textil. También los coletazos golpean en el comercio y en el transporte de cargas y de pasajeros. En cada uno, el impacto difiere: algunos ya sufren por los despidos y las suspensiones, mientras que otros chocan con la crisis por bajas en la producción y eliminación de horas extras.

En las industrias metalúrgicas, el terreno de influencia de Caló, ya hubo despidos. Sólo en las fábricas de Córdoba, donde el miércoles se activó un paro, unas 250 personas ya se habrían quedado sin trabajo.

En la construcción, que suele ser un sector con altibajos, tampoco surgen buenas señales: se perdieron entre 10.000 y 12.000 puestos de trabajo entre octubre del año pasado y abril de 2014, según fuentes de la Uocra. En el gremio evalúan que el porcentaje no es tan elevado si se toma en cuenta que es en base a una población de 370.000 albañiles que están afiliados.

La caída tuvo impacto, sobre todo, en el sector privado. La Uocra apuesta a la continuidad del Procrear y del Plan Federal de Obras Públicas para repuntar la estadística laboral. "Hay que parar el tobogán. La actividad textil está caída un poquito, con unas pocas decenas de suspensiones. No es grave como en el Smata o la UOM, pero hasta cuándo va a durar, no lo sé. Eso sí: la situación está menos embromada de lo que pensábamos en la CGT en febrero", dijo a LA NACION Jorge Lobais, de la Unión Obrera Textil.

En el comercio, la señal de alerta se encendió en las pymes. "Hay un goteo incesante de despidos. Es difícil cuantificar", afirmó Oscar Nieva, uno de los referentes de la oposición a Armando Cavalieri en el Sindicato de Empleados de Comercio. Además, las grandes cadenas de supermercados frenaron las incorporaciones y toman exclusivamente personal temporario.

El transporte no es ajeno a la coyuntura. En cuanto al de cargas, tanto los empresarios como desde el gremio, reconocieron "una retracción en los volúmenes transportados" y "el cese de las horas extras". La merma podría condicionar la paritaria de los camioneros, que se iniciará esta semana.

El reciente conflicto salarial de los colectiveros de la UTA dejó en evidencia que los subsidios sostienen el transporte público de pasajeros. Pero la incertidumbre es mucho mayor en los servicios de larga distancia, un sector que se desplomó tras la quita del subsidio al combustible y por la competencia aerocomercial. Está en riesgo el futuro de unos 5000 choferes, según informaron desde el sindicato.

En medio de la pendiente surge una particularidad: la administración pública. El gremio estatal de UPCN, a cargo del reelecto Andrés Rodríguez, cerró una suba salarial del 28% y además se llevó la garantía de que 7500 empleados transitorios se incorporarán a planta permanente antes de fin de año. Ante la incertidumbre, Rodríguez argumentó la excepción estatal: "Las suspensiones preocupan a todos. Si se mantienen en el tiempo, el primer sector en sufrirlo es el industrial, después el de servicios y por último alcanzaría al Estado".

EL IMPACTO, RUBRO POR RUBRO

Los gremios grandes sienten el efecto del parate

Automotrices

Más de 12.000 trabajadores afectados por las suspensiones y despidos. Podría incrementarse en el corto plazo

Metalúrgicas

Las suspensiones y los despidos "son por goteo". Sólo en Córdoba ya hubo 250

Construcción

Se perdieron entre 10 y 12 mil puestos de trabajo entre octubre de 2013 y abril de 2014

Textiles

Cayó la actividad y comenzaron las suspensiones. No llegarían a cien

Comercio

Los despidos son "por goteo" y afectan, sobre todo, a las pymes. Las grandes cadenas optan por contratar personal temporario

Transporte de carga

Hubo una baja en los volúmenes transportados. Impactaría en la paritaria de Moyano

Transporte de pasajeros

Están en riesgo 5000 choferes de larga distancia. El transporte urbano tendría en breve un aumento de tarifas.

Coment� la nota