La CGT prepara demanda judicial contra el Gobierno

La CGT prepara demanda judicial contra el Gobierno
A días de que Hugo Moyano ofreciera el discurso más duro contra el Gobierno desde que el kirchnerismo llegó al poder, la CGT volverá a la carga: anunció que se está preparando un reclamo judicial por los fondos que adeuda la Nación a las obras sociales.
Según el titular del sindicato textil, Jorge Lobais, al reclamo se podrán plegar “todos los gremios que quieran participar”. Y agregó: “Hubo un compromiso presidencial de ir devolviendo (el dinero), pero no se cumplió”. Según la CGT la deuda está entre los 12 y los 15 mil millones de pesos.

La decisión de ir a la Justicia se da después de la tensión que levantaron las palabras de Moyano en Huracán. El camionero veía el escenario de conflicto con el Gobierno. Por eso, según confiaron a PERFIL fuentes sindicales, entrenó a su hijo, Facundo, para que sea su espada en el Congreso por sus reclamos. De hecho ayer salió a poner paños fríos. Por Twitter planteó: “Trabajemos por la unidad, pero no confundamos a la militancia”. Y agregó: “Sigamos trabajando por la unidad y basta de chicanas”.

De todas formas, Moyano padre no quiere ser el aglutinador de la oposición ni tampoco un candidato. La idea que barajan cerca de él es que siga siendo un factor de poder. “Lo que buscó en su discurso fueron reclamos que unieran al sector sindical disidente: las obras sociales y el maltrato presidencial”, confió una fuente gremial.

En este marco, Moyano se reunió anteayer en secreto con el opositor Gerónimo Venegas con la idea de ampliar su base de sustentación a Luis Barrionuevo y hasta el sector de la CTA anti K.

Un ministro nacional confió a PERFIL: “El Gobierno no va a aparecer promoviendo un recambio en la CGT. Va a dejar que los sindicatos aliados lo hagan por su cuenta”. En esa línea están Antonio Caló (Metalúrgicos) y Ricardo Pignanelli (Smata), los más cercanos tras el discurso del camionero. “Con los votos de los sindicalistas que están a favor del Gobierno en la CGT, Moyano no tiene ninguna chance de ser reelecto”, especificó el ministro. ¿Qué pasa si Moyano toma medidas como un paro? “El Gobierno buscaría declararlo ilegal”, adelantó la misma fuente. “Moyano tenía dos opciones, entregar la llave de la CGT o pararse del otro lado. Y es lo que hizo”, concluyó.

Lo cierto es que el conflicto entre el camionero y CFK volvió a poner en discusión una vieja dicotomía que se vio en los setenta: la puja interna del peronismo, en especial entre sectores de izquierda y de derecha, e incluso el enfrentamiento con sectores sindicales.

El PJ, como lugar en el que se disputa el poder político, lejos del sistema bipartidista, pareciera volver a ponerse en juego en este nuevo escenario que confronta a CFK con Moyano. En los setenta la pelea interna entre aquellos que veían a un PJ revolucionario, congruente con teorías de izquierda para esa visión de la realidad, se enfrentó con un justicialismo conservador que pensaba otro esquema político que no se basaba en la revolución sino en el poder sindical e incluso un “peronismo sin Perón”. Hoy, sin armas de por medio, el escenario de disputa dentro del PJ, donde los sectores de centroizquierda K se enfrentan a los históricos caciques sindicales, reaparece como una nueva vieja batalla del PJ.

Comentá la nota