La Presidente recibirá a la CGT de Caló la semana próxima

La Presidente recibirá a la CGT de Caló la semana próxima
Así lo acordó la mandataria con el líder de la central obrera afín al Gobierno en el encuentro que mantuvieron en Olivos. Se espera que avancen en la pauta salarial de este año
La CGT oficialista que comanda Antonio Caló convocó para el próximo jueves a una reunión del Consejo Directivo para evaluar los pasos a seguir de cara a las paritarias, aunque antes habrá una audiencia con Cristina Kirchner para encaminar las paritarias y bajar la tensión tras el cruce de la Presidente con el metalúrgico.

La convocatoria al Consejo Directivo se resolvió ayer en una reunión de la denominada mesa chica de esta central que se realizó en la sede del gremio de Peones de Taxis y que contó con la presencia de Caló, el anfitrión Omar Viviani; Héctor Daer (Sanidad); Ricardo Pignanelli (SMATA), Alberto Roberti (Petroleros); Horacio Ghilini (Docentes privados) y Sergio Romero (UDA); entre otros secretarios generales.

De todos modos, aún más importante será la reunión que mantendrán durante el curso de la semana próxima con la jefa de Estado, luego de que Cristina Kirchner acercara posiciones con Caló en un encuentro privado que mantuvieron este miércoles por la noche en la residencia de Olivos.

Esa audiencia sirvió para bajar la tensión tras el reto público de la mandataria al sindicalista por haber dicho que actualmente hay trabajadores a los que el salario "no les está alcanzando para comer".

Según supo la agencia Noticias Argentinas y el diario Ámbito Financiero, en ese hermético encuentro el metalúrgico y la mandataria coincidieron en la necesidad de recuperar el poder adquisitivo de los sueldos de los trabajadores tras el alza del costo de vida y la devaluación, por lo que se espera que definan el rumbo de las paritarias de este año y que Cristina Kirchner en su próximo discurso público haga mención a esa cuestión.

El metalúrgico había quedado en una incómoda posición luego de los cuestionamientos de la jefa de Estado, mientras además intenta conciliar los roces en el seno mismo de su central, donde existe una sorda pugna entre los más alineados a la Casa Rosada y los que reclaman posturas más duras contra el Gobierno.

En ese contexto, la CGT oficialista sufrió semanas atrás la fuga de dos sindicatos clave del área de transporte que tienen previsto sumarse a la reunificación de las CGT opositoras de Hugo Moyano y de Luis Barrionuevo.

Comentá la nota