Por presión de camioneros, APA debió cerrar sus puertas

Por presión de camioneros, APA debió cerrar sus puertas

Casa Central de APA Supermercados debió cerrar sus puertas por la presión de adherentes del gremio de Camioneros ante un reclamo de encuadramiento sindical, la actividad comercial se vio restringida por parte del sindicato y ante la ausencia de policías en el lugar.

Personal directivo y empleados de planta de APA temen por la situación como así también por la seguridad de los clientes que se encontraban realizando compras al momento de la protesta.

En la casa Central de APA se vio en la mañana de hoy una protesta de camioneros por un problema que no estaría relacionado con el paro de hoy sino con un encuadramiento sindical de trabajadores de logística. La empresa cerró sus puestas por el bloqueo al acceso en primer lugar de mercaderías y más tarde de los posibles compradores.

Hay tension en el lugarEl propietario de la cadena, Carlos Méndez, charló con Radio Uno y El Comercial notablemente afectado emocionalmente e indicó que hubo un bloqueo de la entrega de mercaderías “hasta las 10”.

“Esa gente que estaba en la cruz y que hicieron problemas a un colectivo que venía del interior, vino a mi local de la 25 de Mayo. Se pusieron en la puerta y la gente no podía entrar y rompieron masetas”, dijo.

“Llamamos a la Comisaría Segunda, al 911, no podemos llamar a los funcionarios, no sea cosa que se enojen”, ironizó el empresario que sostuvo que bajo las persianas “por que no se sabe que va a pasar”.

“Tengo el supermercado hace treinta años. Presentamos a la justicia un pedido para que se decida este problema de encuadramiento, Comercio se hace a un costado porque dice que no se puede pelear con un gremio hermano”, declaró.

“No tenemos ningún problema con lo que la Justicia decida pero necesitamos que se expida. Mientras tanto esperamos. No quieren venir a trabajar los fines de semana y nosotros pagamos todo por ley, estoy muy dolorido, esto cansa y pudre”, dijo el empresario que describió que no hay respuestas por sus reclamos de solución para la empresa que tiene 300 empleados.

“No hay dialogo en absoluto. Lo que gritaban da vergüenza, no vino la Policía siquiera para resguardar a los clientes en la puerta, dijeron que iban a venir y estuvimos cerrados más de una hora”, sostuvo.

La gente de Camioneros se retiró del frente del comercio y se apostó nuevamente sobre el frente del galpón ubicado sobre la calle Grotti. Empleadas del local limpiaron el lugar cuando hubo un importante desplazamiento policial a esa zona pero solo para hacerse cargo de un accidente de tránsito ocurrido a unos metros del supermercado.

Coment� la nota