La presión sindical consiguió una prórroga en Terminal 5

El Gobierno firmó la extensión del contrato de Bactssa, en Buenos Aires, ante la amenaza gremial de parar mañana los puertos del país.

En tiempo de descuento, la Secretaría de Transportes de la Nación, firmó ayer la prometida extensión del contrato de Bactssa, concesionaria del espigón 5 del puerto de Buenos Aires, y con ello evitó una huelga que hoy iba a paralizar a todos los puertos argentinos.

El Ministro Julio De Vido se había comprometido el 19 de octubre de 2011 a resolver este tema dentro de los 10 días hábiles subsiguientes, pero, a partir de allí, todo fue silencio de parte de las autoridades.

La concesión de Terminal 5 vence este año. Sin embargo, el pliego establece la posibilidad de prorrogar en un 20% su plazo que originalmente era de 18 años con los cual se impediría que la unidad portuaria deje de operar.

Cansados de tantas promesas incumplidas y con un millar de puestos de trabajo en juego, el Consejo Directivo de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (Fempinra) había decidido, en la asamblea del pasado lunes, un cese nacional de actividades por 24 horas, a partir de las 0 horas de hoy, con presencia de los trabajadores en sus puestos de trabajos.

La asamblea contó con la presencia de los trabajadores de Terminales Río de la Plata, Terminal 4, Bactssa, y los trabajadores portuarios de Campana y Zárate. También dieron presente los depósitos fiscales con sus representantes y los trabajadores de Exolgan adhirieron con un cese de actividades en su lugar de trabajo, durante el tiempo que duró la asamblea.

“Esta medida no tenía nada que ver con ningún sector empresario en particular, ni contra el modelo económico que desarrolla el Estado. Su objetivo central era la Terminal 5 y la exigencia de la participación de los trabajadores, a través de sus representantes sindicales, en todas las negociaciones que tienen que ver con la actividad portuaria en cualquiera de sus formas”, señaló Cayo Ayala, secretario General de la Fempinra.

Diálogo tripartito

Conciente de que esta solución es solo transitoria y exigua en el tiempo, Omar Suárez, secretario General del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU), ratificó la necesidad de un diálogo directo entre las partes interesadas.

“Todos somos responsables. Por eso, desde el SOMU, proponemos que en el ámbito de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), se arme una mesa en la que se sienten trabajadores, Gobierno y empresarios, para darle una solución definitiva a este tema. Como trabajadores marítimos, estamos preocupados por la situación de la Terminal 5”, dijo a Transport & Cargo Omar Suárez.

Puerto Nuevo es el principal enclave en la operación de contenedores de la Argentina. Por tal motivo, la Administración General de Puertos (AGP) y los privados que operan las distintas terminales están de acuerdo en que debe trabajarse con visión de futuro.

“El largo plazo va a estar determinado por dos ejes importantes: la industria naval, con los nuevos diseños de buques cada vez más grandes que ya están planeados para atender el trade, y los puertos brasileños, los cuales se están actualizando de manera mucho más rápida que nosotros en función de lo antes señalado. El mejoramiento de los puertos del sur de Brasil, en términos de calado, ha sido muy importante desde el último año a esta parte. Los puertos más importantes como Río de Janeiro, Santos, Itajaí y Río Grande ya están en su proceso de profundización. Por nuestra parte, es importante hacer el esfuerzo para iniciar, lo antes posible, la programación de adecuación de nuestro canal principal, para no quedar retrasados en función de la logística naviera actual que exige profundidades mayores a los 14 metros”, dijeron a este medio los directivos de Bactssa.

El plan que Bactssa presentó a la Administración General de Puertos (AGP) se basa en la construcción de un muelle totalmente nuevo en el quinto espigón. El mismo deberá soportar el día de mañana 15 o 16 metros de calado y también las nuevas grúas de gran porte a instalarse. Si AGP aprueba esta iniciativa, la Terminal 5 contará con un moderno muelle de 500 metros de largo. Para ello, la concesionaria se comprometió a desembolsar u$s 150 millones para la obra civil. A esto, deberá sumarle otros u$s 100 millones en equipamiento.

Comentá la nota