Presionan a Caló para fusionar su CGT con la de Hugo Moyano

EL METALÚRGICO RECHAZA LA UNIDAD QUE QUIEREN LOS "INDEPENDIENTES" PARA NEGOCIAR CON MÁS FUERZA CON SCIOLI

A falta de un enemigo externo fuerte, la CGT oficialista se enfrascó en una pelea interna silenciosa pero intensa con tironeos por la eventual fusión con el sector opositor que lidera Hugo Moyano. El metalúrgico Antonio Caló, que preside la fracción más afín al Gobierno, se propuso resistir al menos hasta después de las elecciones de octubre ese intento que encabeza un sector de su central obrera. La puja, sin embargo, puso en riesgo y de manera inesperada el equilibrio en la única organización sindical con reconocimiento pleno. 

El debate quedó planteado el martes a la tarde en una reunión que mantuvo Caló en la sede de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) con el dueño de casa, Andrés Rodríguez, y Gerardo Martínez (albañiles, UOCRA) , ambos integrantes del grupo de los denominados "independientes" de la CGT. También asistió Víctor Santa María, del gremio de los encargados de edificios. 

Aunque todos reportan al Ejecutivo y adhieren sin fisuras a la candidatura presidencial de Daniel Scioli, los "independientes" (donde también figura José Luis Lingeri, del sindicato de Obras Sanitarias, ausente por un problema de salud) mantienen contacto creciente con el sector de Moyano, con el propósito de apurar una reunificación. La tesis de ese grupo es que una sola central tendrá más capacidad de incidir en un próximo Gobierno, sobre todo si el ganador resulta el actual mandatario bonaerense. 

Tanto quienes impulsan la unidad como los que prefieren diferirla en el tiempo anidan la misma expectativa: ser la principal referencia sindical ante las próximas autoridades, sobre la certeza de que cualquiera que gobierne tendrá mayor vínculo con el sindicalismo tradicional que el que mantiene Cristina de Kirchner, reducido prácticamente a cero en su segundo mandato.

En el sector que apoya la postura de Caló resaltaban ayer que el encuentro en UPCN tenía como principal eje las ausencias: sobre todo, la del taxista Omar Viviani, que encabeza un grupo numeroso de dirigentes de gremios chicos (MASA, Movimiento de Acción Sindical) alineados por completo al Gobierno. Conocedor de las gestiones por la unidad, Viviani había resuelto no participar. 

Tampoco estuvo representado el sindicato de mecánicos (SMATA). El líder de ese gremio, Ricardo Pignanelli, mantiene diferencias con el estilo de conducción de Caló y, al igual que otros dirigentes, le reprocha al metalúrgico no consensuar la agenda de temas a llevarle a Scioli para la campaña electoral. El jefe de la UOM, sin embargo, pudo exhibir en las últimas semanas la incorporación por parte del candidato de la problemática del Impuesto a las Ganancias como nuevo eje de sus promesas electorales, y la posible convocatoria a un Consejo Económico y Social, como adelantó este diario. 

Del lado de los "independientes", en cambio, muestran como triunfo su temprano apoyo a Aníbal Fernández como candidato a gobernador bonaerense del Frente para la Victoria, mientras que Caló, Viviani y otros dirigentes de la misma CGT se habían inclinado por Julián Domínguez, derrotado en las PASO. 

Envalentonados con ese resultado, Martínez, Rodríguez y Lingeri avanzaron en las últimas semanas en los contactos con Moyano y otros dirigentes de la versión opositora de la CGT. Desde esa central se entusiasman, incluso, con una posible ruptura de los "independientes" con Caló, algo que sus referentes por ahora descartan de plano.

Comentá la nota