El primer paro de ATE tuvo ayer un alto acatamiento

"Estamos muy conformes" sostuvo ayer Virginia Zelione, titular de ATE, al evaluar el paro de la Asociación de Trabajadores del Estado que alcanzó una adhesión del 75%. Mientras tanto, Niver Cusato informó oficialmente al gremio que el gobierno les descontará el día por el paro de ayer en las escuelas. En cuanto a los comedores, el presidente del Consejo Escolar aseguró que no habrá problemas para asegurar la comida de los chicos.
"Nos sentimos muy pero muy conformes con la adhesión", definió la titular del gremio. Y justificó esa sensación al agregar que la medida es importante "a pesar de las amenazas de descuento y de los descuentos ya realizados. El porcentaje es alto no solamente en Olavarría sino en toda la seccional".

ATE decidió realizar su primera medida de fuerza ayer tras una reunión en el Ministerio de Trabajo provincial, en la ciudad de La Plata, donde se rechazó la oferta del gobierno provincial.

La semana pasada ATE había asumido la postura de paralizar el Estado provincial, y ahora se sumaron la Asociación Judicial Bonaerense (AJB) y la Cicop, que cumple además un paro nacional de la salud. De esta forma, los gremios estatales enrolados en la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) comienzan el mes de marzo con acciones, debido a que "el Gobierno no ha dado respuestas satisfactorias a los reclamos y negociaciones realizados desde principios de año y durante todo el mes de febrero".

ATE rechazó recientemente la oferta salarial realizada en paritarias por considerarla "insuficiente, por estar planteada en cuotas, y porque además de pretender cerrar la discusión por el resto del año, deja afuera del debATE el resto de los reclamos". En este sentido, Virginia Zelione explicó a EL POPULAR ayer que "la reunión fue una pantomima, reiteraron la propuesta que ya habían hecho, con lo cual un trabajador auxiliar de la educación estaría llegando al 17% de incremento en el mes de julio. Esto significan unos 140 pesos ahora y 130 en julio con lo cual ni siquiera se acercan a los índices de inflación que se esperan para este año. No recuperamos ni siquiera un punto de lo perdido desde el año pasado y anterior".

Además, los trabajadores de ATE pretenden cobrar mayor salario familiar, de acuerdo con lo anunciado por el gobierno provincial, pero con retroactividad a octubre.

Las acciones crecientes que inician los gremios estatales exigen al gobierno de Scioli "como primera medida un aumento salarial digno a los trabajadores, además de la devolución de los descuentos por paros, blanqueo y equiparación, pase a planta permanente, equiparación de asignaciones familiares con Nación con retroactividad a octubre de 2009, cumplimiento de acuerdos paritarios y en solidaridad con los trabajadores de la salud de Santiago del Estero", enumeró Zelione.

ATE aspira a contar con un salario inicial de 2.100 pesos, para que de ahí en más haya mejoras por cATEgoría y carga horaria. "El aumento tiene que ser importante para los auxiliares de la Educación y los trabajadores de Salud. Seguimos planteando el pase a planta, a principios de año logramos algunos pero seguimos planteando".

La dirigente confirmó que los 42 secretarios generales de ATE se habían reunido el miércoles último sin que hubiera un llamado a paritarias, que finalmente se concretó el jueves. Zelione rechazó que se les pongan límites a las aspiraciones del conjunto. "De ninguna manera vamos a aceptar propuestas que contengan alguna posibilidad de aumento en dos partes. La paritaria docente no puede condicionar futuros acuerdos ni convertirse en un techo para otras discusiones".

Si bien ATE decidió la medida de fuerza, los otros gremios de trabajadores estatales como UPCN y Fegeppba abrieron un compás de espera hasta el viernes, lapso en el cual consultarán a sus afiliados sobre la determinación a tomar; pero ATE había convocado la semana pasada a una jornada de protesta que se cumplió el lunes último y a un paro de actividades con movilización que se concretó ayer.

Para Zelione, el 2010 se presenta "complicado. Hemos podido avanzar en la letra del convenio colectivo, hubo reuniones pero no hay voluntad política para solucionar nada. Hemos tenido adversarios duros, pero con Scioli ni siquiera eso. Nos ignora y lo que es peor es que se firman acuerdos y no los cumplen y después acusa a los trabajadores que no cumplen con sus tareas y nos descuenta, cuando es el propio gobierno el primero que no cumple con lo que acuerda. Esto ya no tiene ni nombre".

"Nosotros tuvimos el viernes una asamblea numerosa y con participación no solo por la cantidad sino por los planteos y debATE que se ha generado. Y hay una decisión muy firme de los trabajadores de seguir peleando, eso es lo más importante, algo que vale la pena rescatar".

Por eso es que el próximo paso es una nueva asamblea, a realizarse el mañana, para definir nuevas estrATEgias.

Comentá la nota