CGT: primera cumbre por la unidad gremial

Se reunieron dirigentes del transporte de ambas centrales; críticas al Gobierno
No fue casualidad que la cumbre se haya organizado en La Fraternidad, el gremio que lidera Omar Maturano, el único dirigente de la CGT oficialista que se enfrentó al Gobierno por el estado de los ferrocarriles.

Con la excusa de debatir sobre los cambios en la cúpula de la Organización Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF, por sus siglas en inglés), Maturano reunió anteayer en un asado a hombres de casi todos los sindicatos de la actividad. Su logro fue haber congregado bajo un mismo techo a dirigentes de dos de las tres vertientes de la CGT. Es decir, hubo moyanistas e integrantes de la central que hasta ahora sigue alineada con la Casa Rosada.

Maturano tomó la palabra en el cierre, cuando se servían los postres. Se quejó de las "políticas antisindicales del Gobierno", en alusión a la disputa personal que mantiene su gremio con Florencio Randazzo, el ministro del Interior y Transporte. Y dejó abiertas las puertas para una protesta en conjunto de los gremios del sector en reclamo de una ley nacional de transporte, entre otras demandas.

"Los tiempos políticos que vive el país necesitan de un movimiento obrero unido, y en eso estamos trabajando", les dijo Maturano a sus casi 50 invitados. Y aclaró, como si hiciera falta hacerlo: "Apoyamos la gobernabilidad que encabeza la presidenta Cristina Kirchner, y sobre esta línea vamos a trabajar en 2014".

Hugo Moyano envió a su tropa de aliados. Luis Velázquez, el jefe de los camioneros en La Matanza, fue uno de sus representantes. Iba a ir su hijo Pablo, pero la invitación nunca le llegó. Pero sí estuvieron las segundas líneas de otros sindicatos afines a la CGT opositora, como Dragado y Balizamiento, portuarios, peajes y dos gremios del sector aeronáutico.

Por la CGT oficialista hubo representantes de todas las fuerzas que integran la Unión General de Asociaciones Sindicales de Trabajadores del Transporte (Ugatt) salvo la de uno de sus mentores: el taxista Omar Viviani. Su ausencia tendría un motivo: Viviani mantiene firme su postura de no negociar absolutamente nada con Moyano, su histórico aliado.

Pero el enfrentamiento esconde otros episodio. Maturano reprochó siempre la falta de apoyo de Viviani y del metalúrgico Antonio Caló ante los cruces retóricos que mantuvo con Randazzo por los accidentes ferroviarios. Por eso desistió hace unos días de ir a la inauguración de un predio de los taxistas en Luján, donde sí estuvo la cúpula del gobierno nacional.

Maturano y Roberto Fernández, líder de los colectiveros de la UTA, reconocieron en la cumbre sindical que de ahora en más jugarán políticamente con el Frente Renovador de Sergio Massa, según publicó ayer Ámbito Financiero. Lo novedoso fue que lo hayan blanqueado ante sus colegas moyanistas y kirchneristas. De esta manera, ambos dirigentes se sumarán al sector de "los Gordos" (representantes de los grandes gremios), el otro bastión de la CGT oficialista que se alineó con el tigrense.

Además de coincidir en las críticas al Gobierno, los invitados de Maturano coincidieron en otra cosa más: expulsar por unanimidad a la ex azafata y actual embajadora ante Gran Bretaña Alicia Castro de la cúpula de la ITF..

Comentá la nota