Productores advierten posible ruptura de la cadena de pagos

Las cámaras de ajo, fruta y aceituna atribuyen el problema a trabas para exportar. Piden que se declare la Emergencia Económica. La región olivícola también solicita ayuda.

Impacto en las exportaciones

Las cuatro provincias olivícolas piden soluciones conjuntas

“La política exportadora es inconsistente”

“No es fácil dar trabajo registrado”

“Con el ajo no somos competitivos”

Miguel Ángel Flores- [email protected]

Representantes de Asocam, la cámara que nuclea a productores de ajo y cebolla; Aspeff (Asociación de Productores de Fruta en Fresco); Fepedi (Federación Plan Estratégico Durazno Industrializado); Asolmen (Asociación Olivícola de Mendoza) y la Cámara de Productores de la Zona Norte, elaboraron y presentaron ayer al Gobierno un memorándum que también fue avalado por la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo.

En el mismo, advierten sobre una virtual cesación de la cadena de pagos motivada por un cóctel peligroso, con el recorte de plazos para declarar divisas, las trabas no automáticas impuestas por Brasil y las demoras para devolución de IVA exportador como ingredientes principales. También ayer, las cámaras de las cuatro provincias olivícolas se reunieron a analizar la mala situación del sector.

Ahora esperan medidas urgentes del Gobierno provincial, entre las que plantean "en lo inmediato" la declaración de la Emergencia Económica de la frutihorticultura y la olivicultura de Mendoza. En la nota dirigida al gobernador Francisco Pérez, que por la mañana ingresó a Mesa de Entradas de la Casa de Gobierno, se habla de la "impotencia financiera" que afecta a productores y empresas y señala "la certeza de la ruptura inminente de la cadena de pagos".

En base a ese planteo conjunto, que encierra el riesgo de inhibiciones, el pedido también hace alusión a los problemas que inciden en la competitividad, tanto los externos (trabas) como los internos (impuestos, dólar). "No podemos evitar que los países apliquen políticas restrictivas pero sí consensuar con las autoridades una estrategia exportadora que, corrigiendo condicionantes que causan pérdida de competitividad, permitan no sólo mantener sino aumentar la actividad".

Factores y medidas

Al menos son 5 los factores citados como complicados en los que las voces de las distintas cámaras coinciden. Agregan que, pese a la gestión del Ejecutivo provincial, aún no se solucionan;lo que agrava el cuadro.

Se trata de la diferencia cotización del dólar- costos de insumos, el encarecimiento de los fletes a puerto o frontera, las licencias no automáticas de hasta 60 días que impuso Brasil, las Declaraciones Juradas de Importación, el recorte de 180 a 90 días para declarar divisas y la "enorme litigiosidad" que afecta al agro, en referencia a la llamada "industria del juicio".

Debido a lo complejo de los factores, los representantes de los productores mendocinos se alinearon ayer detrás de un planteo al unísono. "Más allá de que la Emergencia Económica permita, por ejemplo, compensar devolución de IVA con otros impuestos, lo urgente es frenar la invasión que la Nación ejerce en materia tributaria", remarcó Carlos Quintero, de la Asociación de Productores de Durazno y gerente de Fepedi.

Para Rodolfo Vargas Arizu, de Asolmen, "no ocupar las góndolas es perderlas. Llevamos un mes y medio sin ingresar aceitunas en conserva a Brasil, el principal mercado, y treinta días sin cargar aceite. Por eso, el daño ya está hecho".

Precisamente, en posición similar está el durazno enlatado ya que las licencias no automáticas se reactivaron luego de que Argentina acordara un cupo de ingreso de 10 millones y medio de latas para 2012.

El memorándum condensa, además, una serie de medidas. Algunas ya conocidas como el pedido de retenciones 0 (el tipo de cambio desfavorable, dicen, ya no las sostiene) y la suba o reposición de reintegros del 4,5% para productos hoy considerados "sensibles" a los que se quitó en 2005 (caso ajo).

También propone otras más específicas como un mecanismo que asegure gasoil a precio diferencial para el agro, la exención del recorte de los 180 días de divisas para los productos perecederos y un monto extra del Fondo para la Transformación para asistir financieramente a la actividad primaria. Respecto de este organismo, los dirigentes dicen que ni siquiera el crédito que ofrece alcanza para compensar los atrasos de IVA. "Entre la aprobación de AFIP y el otorgamiento, se debe esperar hasta siete meses", señaló Osvaldo Sánchez, de Asocam.

Asimismo, insistieron en que, pese a la gestión de la Provincia, "todo se ve limitado por el avasallamiento del Gobierno nacional, y las soluciones no aparecen". A modo de ejemplo, califican a las decisiones para rever los plazos de 180 días de divisas como normas "discriminatorias".

Menos fuentes de trabajo

Unos 500 mil jornales menos es lo que el sector ajero declara haber registrado producto de la situación en las últimas temporadas. Por su parte, algunas fábricas de aceitunas en conserva y de aceite de oliva, dan cuenta de que, de un año al otro, la planta de personal que demandan se redujo hasta un 90% en ciertos casos.

"La imposibilidad de vender a Brasil ha llevado a la industria al corte de la cadena de pagos y la suspensión y despidos de empleados en la mayoría de las empresas del sector a nivel nacional", señala una presentación de Asolmen que, por la tarde, ofició de anfitrión en una reunión con cámaras olivícolas de San Juan, La Rioja y Catamarca.

Los productores frutícolas, por su parte, reafirman que hay un "achicamiento del sistema productivo" y, para la próxima temporada, advierten el riesgo de sobrestock y depreciación de los productos.

Ahora esperarán una nueva respuesta del Gobierno provincial que, hasta el momento, no ha podido hacer demasiado por los sectores productivos de Mendoza.

Comentá la nota