Las dos propuestas de la CGT

Las dos propuestas de la CGT
En la federación sindical que lidera Antonio Caló, algunas de las alternativas que se analizan son plantear una discusión salarial por trimestres y anticipar una reunión del Consejo del Salario Mínimo, para establecer una referencia.
Un intenso debate interno alrededor de las próximas negociaciones paritarias despunta en la CGT oficial. “El aumento de precios se come los salarios y tenemos que evaluar cuál es la mejor manera de encarar el año”, aseguró a Página/12 un dirigente cegetista anticipando parte de la discusión y la formulación de propuestas. Algunas de las alternativas que se plantean los gremialistas son “la discusión trimestral de aumento salarial” y el anticipo de reunión del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil, “para tener una referencia antes de sentarse discutir”. Los aumentos otorgados a las fuerzas de seguridad en las provincias atraviesan el debate.

“El poder adquisitivo de los trabajadores se empobrece con la suba de los precios. Tenemos que anticipar de alguna forma esta situación para que no afecte a los salarios”, explicó el sindicalista que integra la central obrera encabezada por el metalúrgico Antonio Caló. Los distintos sectores que conforman la CGT se encuentran debatiendo la forma de abordar el inicio de la discusión salarial intentando “llevar propuestas y no reclamos a la mesa de negociación”, como declama la organización de los trabajadores para diferenciarse de la actitud del moyanismo, que “solamente pasa facturas porque en su momento no le dieron a Hugo Moyano todo lo que pedía”, explicó el gremialista.

Los aumentos salariales obtenidos por las fuerzas de seguridad en las últimas semanas del 2013 tensaron la cuerda de las negociaciones en todas las ramas del trabajo. El porcentaje superó ampliamente los 30 puntos y adelantó el reclamo de los gremios, principalmente los enrolados en la oposición, como los sindicatos que apoyan al camionero Hugo y los que adhieren al estatal Pablo Micheli. Después de que el conflicto policial se resolviera, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, citó a los jefes de la CGT oficial para comenzar a evaluar las paritarias. Allí se volvió a ratificar la negociación salarial “sin piso ni techo”.

“Hacer un acuerdo trimestral es una de las posibilidades que evaluamos y proponemos. Después de eso se analiza durante tres meses el comportamiento de la industria, el aumento de precios, etc., y se vuelve a discutir y a arreglar otro acuerdo”, destacó el dirigente al explicar la propuesta que había realizado el secretario general del Smata, Ricardo Pignanelli. “Sería una buena manera de estar atentos para que los salarios no se desarmen frente a los precios”, explicó con detalle, pero sin dejar de atender que era “difícil mantener una situación estable de esta forma. Habría que diseñar un acuerdo muy fuerte entre los distintos sectores para que funcione aceitadamente”.

Una de las necesidades de la CGT de Caló también es mantener la iniciativa ante la convocatoria que el moyanismo resolvió luego de una reunión con el dirigente de la CGT Azul y Blanca Luis Barrionuevo, el viernes pasado (ver aparte). La propuesta ideada por el metalúrgico la expresó el secretario de Prensa cegetista, Héctor Daer, en la que apuntó a que se convoque al Consejo del Salario antes de que comience la discusión salarial. “El Gobierno debe anticiparse con el Consejo del Salario. Hay que darle un orden a la negociación para establecer la cifra de negociación”, dijo Daer, que desechó la idea de que cada gremio “pida lo que se le ocurra”. La mecánica de la discusión salarial hasta ahora fue la contraria: primero siempre se discutían las paritarias por ramas y al final del proceso de negociación se convocaba al Consejo del Salario y se elevaban algunos puntos porcentuales más que la media de los arreglos generales.

La CGT se mantiene en estado deliberativo, buscando “las mejores alternativas para enfrentar el año que empieza”, señaló un dirigente de la mesa chica, asegurando que se está “poniendo el máximo esfuerzo, porque marzo está cerca y hay que llegar con la negociación avanzada”. En el tintero de la lista con los puntos que reclaman quedan todavía las asignaciones familiares, el alcance del Impuesto a las Ganancias y la deuda por las obras sociales, que forman parte de la agenda histórica que reclaman los gremialistas. La mesa chica cegetista está a la espera de que se los convoque a una reunión con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Tenemos reuniones con ministros y funcionarios y se logra avanzar en algunos temas, pero necesitamos conversar con la Presidenta”, apuntaron en la central obrera.

Prenunciando una discusión compleja, empujada por las subas a las policías provinciales, la CGT oficial busca caminos para encontrar la mejor fórmula para enfrentar la discusión paritaria que está a la vuelta de la esquina, una vez que los maestros comiencen a discutir el nuevo piso salarial docente, puntapié inicial de las mesas de negociación de los demás gremios.

Comentá la nota