Protesta en Dpec: para el Gobierno se está realizando un sabotaje a la empresa

Protesta en Dpec: para el Gobierno se está realizando un sabotaje a la empresa
La medida de fuerza que comenzó el viernes pasado generó ayer bajones de tensión y cortes de luz. Desde el sindicato de Luz y Fuerza dijeron que la situación en la firma es cada vez más complicada.
Por tercer día consecutivo los empleados de la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (Dpec) trabajaron ayer a reglamento. La medida generó problemas en los hogares capitalinos donde se registraron bajones de tensión e incluso cortes de luz. Frente a esto, la respuesta oficial no tardó en llegar: “Hay actitudes de sabotaje”, dijo el gobernador Ricardo Colombi, quien reconoció la legitimidad del pedido salarial pero cuestionó que se tome de rehenes a los usuarios. Si en las próximas horas no se produce un acercamiento, el plan de lucha recrudecerá la semana que viene.

Con quema de cubiertas frente al edificio de la Dpec (sobre avenida Maipú), los empleados de la firma comenzaron hace algunas semanas a manifestar su disconformidad salarial y laboral. No obstante, desde el gremio de Luz y Fuerza habían asegurado en reiteradas oportunidades que el asunto estaba en vías de solución debido a que había una instancia de negociaciones con funcionarios del Gobierno provincial.

Pero la paciencia se agotó el viernes pasado y por lo tanto sindicalistas y empleados resolvieron activar un plan de lucha.

La protesta comenzó con un quite de colaboración, que según adelantaron, se extenderá hasta el viernes que viene.

Así es que durante esta semana no hay atención al público, pero tampoco reconexiones ni reparaciones. Esto se sintió fuerte durante la jornada de ayer, cuando sorpresivos bajones de tensión se produjeron en distintas zonas de la ciudad, incluso en algunos lugares hubo interrupciones del servicio.

La situación molestó a la población en general y el primer mandatario provincial Ricardo Colombi salió a cuestionar el accionar del sector: “Nadie desconoce la cuestión salarial, pero no se pueden tomar actitudes en contra de la gente”. El Gobernador deslizó entonces que entre los empleados de la firma hay un problema interno político, “en esta situación es imposible dar una respuesta”, dijo en tanto agregó: “Uno siempre quisiera pagar más pero no se puede”.

Por su parte, el secretario general del gremio de Luz y Fuerza, Jorge Ovando, aseguró que la situación en la empresa es muy delicada: “Los empleados cada vez tienen menos ganas de escuchar, les alcanzamos todas las propuestas, le buscamos la vuelta y hasta hoy no hay respuestas”, dijo, y agregó que “llegado el viernes, podemos ir de paro, lo decidiremos en los cuerpos orgánicos”, aunque añadió, “creo que de esta manera igual está parada la empresa en toda la provincia”.

Comentá la nota