Protesta de empleados de Litoral Gas por la imputación del inspector

Protesta de empleados de Litoral Gas por la imputación del inspector
El gremio defendió el accionar de un gasista que visitó el edificio de Salta 2141 días antes de la explosión. Denuncian agresiones de los usuarios.

Tras una reunión que mantuvieron con los abogados y gerentes de la firma, los empleados de Litoral Gas levantaron sobre el mediodía de ayer la protesta que mantenían en la planta de Ayacucho y 24 de Septiembre, en la zona sur. La medida de fuerza, que paralizó durante algunas horas las tareas de las cuadrillas, se concretó 24 horas después de que un inspector de la firma quedara imputado por negligencia en la causa que investiga las responsabilidades penales por la explosión de gas desatada en las torres de Salta 2141 donde murieron 22 personas.

El empleado declaró ante la jueza de Instrucción Nº 10, Irma Patricia Bilotta, el lunes pasado y fue acusado por negligencia o impericia en el desarrollo de su tarea el 25 de julio, cuando inspeccionó el edificio frente al reclamo de una vecina por baja presión de gas.

Fue la primera de una serie de indagatorias que involucran a otros cuatro agentes de la compañía que deberán presentarse en Tribunales en los próximos días.

En ese marco, los empleados de Litoral Gas comenzaron una asamblea ayer, a las 8, cuando ingresaban a tomar sus servicios en la planta de la zona sur. Las puertas de las oficinas del edificio de Mitre y San Lorenzo también permanecieron cerradas durante algunas horas.

La medida, explicó el secretario administrativo del Sindicato de Trababajadores de la Industria del Gas Natural, Edgardo Zanni, tuvo un doble objetivo: reclamar una reunión con los gerentes y abogados de la empresa para interiorizarse sobre los avances de la causa y, al mismo tiempo, exponer "el maltrato que están sufriendo actualmente los inspectores" de la prestadora del servicio.

"No queremos influir en la causa judicial, no estamos apretando a la Justicia. Lo que intentamos es decir a toda la sociedad que respaldamos el desempeño de nuestros trabajadores y advertir que se hace imposible desarrollar nuestra tarea bajo amenaza de muerte o mientras nos tildan de asesinos. Desde el accidente aparecemos con la última escoria de la sociedad", señaló el gremialista.

Al inspector Gerardo Bolaños se lo acusa de apartarse de la normativa que fija el procedimiento para el caso en que le tocó intervenir, entre otras cosas, la colocación de un cepo en la llave que regula la entrada de gas de la red pública a la domiciliaria.

Para la Justicia el hecho forma parte de una serie de acciones imprudentes previas que se expresaron en la violenta explosión que sacudió los alrededores de Oroño y Salta el pasado 6 de agosto.

Zanni apuntó que todos los agentes de la firma que intervinieron ante los reclamos de los vecinos del edificio de Salta 2141 "siguieron los procedimientos habituales de acuerdo directivas de la empresa" y cargó las responsabilidades sobre la explosión en el accionar del gasista Carlos García, quien trabajó en el lugar el día de la tragedia y fue el primer imputado en la causa judicial.

"Las pericias van a demostrar que se hizo el cambio de regulador con la válvula abierta. No estamos haciendo una defensa corporativa, pero consideramos que el trabajo, a nuestro criterio, fue mal hecho", sostuvo.

Comentá la nota