La protesta impactó en las ciudades del interior

Hubo cortes de ruta y piquetes y poca actividad en los centros urbanos

La falta de transporte urbano fue vital para la fuerte repercusión que tuvo el paro de los gremios opositores en el interior.

En la provincia de Buenos Aires, la medida se sintió con fuerza principalmente en La Plata y en Bahía Blanca, donde la huelga se extendió al transporte de cargas. En Mar del Plata fue absoluta la adhesión del transporte automotor, así como en los bancos, casinos, aeropuertos y recolección de residuos. No hubo incidentes ni quejas de los vecinos.

El paro se notó mucho en Córdoba. Hubo ausentismo muy alto en las escuelas e inactividad total en el aeropuerto, donde quedaron varados pasajeros de vuelos internacionales. Tampoco hubo bancos, recolección de residuos ni atención en la empresa de energía provincial, entre otros servicios. El Frente de Izquierda realizó cortes en diferentes puntos de acceso a la ciudad.

La jornada en Tucumán también pareció un feriado, sin colectivos, bancos, escuelas ni universidades. El comercio abrió por la mañana, pero por la escasa actividad, sumada a la lluvia, algunos negocios cerraron por la tarde. El acatamiento fue alto en Santiago del Estero y en Misiones, donde faltó el gas.

Con alta adhesión -casi total en Rosario-, la protesta se desarrolló sin incidentes en Santa Fe. Gravitó la decisión del principal gremio docente (Amsafe), que adhirió al paro en Rosario, pero no en el resto de la provincia. La ciudad estuvo sitiada por cortes de la Corriente Clasista y Combativa. Y se neutralizó el movimiento en la terminal Puerto Rosario y en el cordón industrial. En la capital santafecina fue escasa la actividad comercial y los hospitales públicos mantuvieron guardias mínimas. Se estima que la actividad económica mermó un 30 por ciento. El gobernador Antonio Bonfatti justificó el reclamo, al sostener que "hay impuestos regresivos e injustos; el país necesita una profunda reforma tributaria y del sistema financiero".

Con poca movilización en las calles, el paro tuvo una fuerte adhesión en Santa Cruz. El gobernador Daniel Peralta, que busca su reelección, consideró legítimo el reclamo en la Patagonia y pidió a la Presidenta modificar al impuesto a las ganancias antes de terminar su gestión.

En Río Negro hubo cortes parciales en el puente que une Cipolletti con Neuquén por la concentración de trabajadores de ATE y restricciones en la atención en hospitales y escuelas. En Bariloche, el principal impacto se generó por la falta de transporte y el cierre de cafés y restaurantes.

Unos 200 camiones se apostaron al costado de las rutas de acceso a Comodoro Rivadavia, pero no se registraron incidentes ni cortes. La actividad en los principales yacimientos fue dispar.

Varios gremios se sumaron al paro en Salta, donde hubo bloqueos en el acceso al parque industrial. En Jujuy se registraron cortes de ruta y agresiones a taxistas que querían trabajar. Fue muy baja la actividad en San Juan, San Luis y Mendoza, donde hubo piquetes..

Comentá la nota