Protesta de taxistas y alerta de empleados farmacéuticos

Tal como estaba previsto los taximetristas nucleados en la Unión de Conductores de Taxis y el Sindicato de Peones de Taxis marcharon ayer desde la Terminal y provocaron un caos en el casco céntrico.

La protesta se originó en reclamo que haya un control exhaustivo de los remises ilegales como así también en los legales que levantan pasajeros en la vía pública, incumpliendo la normativa vigente.

Por su parte el Sindicato de Trabajadores de Farmacia se mantiene en estado de alerta a raíz del incumplimiento de la patronal en el pago del aumento escalonado que obtuvo le Federación Nacional del sector, que comenzó a regir desde marzo pasado.

José López, titular del gremio farmacéutico expresó a Nuevo Diario que se acompañará al personal del Ministerio de Trabajo para verificar la situación de los empleados en cada farmacia tanto de Capital como del Interior -suman unos 300 trabajadores- y si se mantiene el incumplimiento de pago se escracharán esos negocios.

En tanto Raúl Saldaño de la Unión de Conductores de Taxis logró al igual que la Mesa de Enlace que nuclea a organizaciones de taximetristas en la Capital salteña, el compromiso de las autoridades de efectuar más controles en la vía pública, especialmente en los accesos de la ciudad y sectores claves como la Terminal, las avenidas San Martín, Belgrano, entre otras.

También la adecuación de la tarifa de los remises que debe ser más elevada que la de los taxímetros, afirmando el sindicalista que "está claro que se trata de un servicio diferenciado para el pasajero".

Comentá la nota