Protestaron los Municipales y reiteraron que en "Chivilcoy hay más de 500 compañeros en negro"

El Sindicato Municipal de Chivilcoy realizó ayer una volanteada en la entrada del palacio municipal y en otras dependencias, en reclamo por la derogación de la Ley 11.757, a la que consideran lesiva para sus intereses.
Asimismo pidieron respuesta de las autoridades locales, reiterando que hay más de 500 trabajadores en negro, calificados como "rehenes políticos".

La medida se impulsó como parte de la convocatoria de la Federación que agrupa a los gremios municipales, en un plan de lucha que abarca a buena parte de las ciudades de la provincia de Buenos Aires.

Fueron los integrantes de la mesa directiva del Sindicato quienes efectuaron esta protesta y no descartan otras medidas de fuerza, como paros, movilizaciones y hasta mencionaron instalar una carpa frente al Palacio Municipal.

El secretario de Gobierno, Federico Alonso salió a dialogar brevemente con los gremialistas (ver aparte), y reiteró el compromiso de ocuparse de los temas planteados.

Fernando Garrido, el secretario general del gremio, destacó que la Federación instaló una carpa en la Legislatura Bonaerense, y aquí "como comisión directiva nos ponemos al frente de esta lucha, donde vamos a defender nuestros derechos y exigir a los intendentes que hagan algo y nos empiecen a dar un sueldo como corresponde".

"Además peleamos por la estabilidad laboral, y no tener más trabajadores en negro", indicó y agregó además la necesidad que se establezcan las paritarias en los municipios. "Somos los únicos trabajadores en la República Argentina que no tenemos paritarias. Esto es algo que lo estamos peleando permanentemente con los intendentes".

"Cuando venimos a plantear esta necesidad a los intendentes, nos responden con el mismo discurso, sea de cualquier signo político, y es que nunca tienen dinero para los empleados municipales. Es hora que digamos basta, estamos cansados de esta discriminación".

Garrido enfatizó que la comisión directiva y la Federación, "comenzamos a entablar esta lucha y no descartamos hacer un paro, movilización o instalar una carpa frente al Palacio Municipal".

El dirigente señaló que en Chivilcoy "tenemos trabajadores en negro, bajos salarios, horas extras a 7 pesos, y es lamentable".

"A nivel local empezamos a hacer una lucha que no vamos a parar hasta que nos devuelvan la dignidad", afirmó.

Dijo que "en Chivilcoy tenemos más de 500 compañeros en negro", y acotó que "a veces escuchamos a políticos con un discurso justicialista, que hacen oídos sordos cuando llegan al poder. Tenemos más de 400 compañeros en planta temporaria y más de 100 de planes fomento. Son rehenes políticos".

En Radio del Centro, Fernando Garrido dijo que habría que preguntarle a la diputada Provincial Graciela Rolandi por qué los legisladores no tratan la derogación de la Ley 11.757. "Yo soy peronista y es doloroso. ver a nuestros compañeros que no van al recinto a tratar la Ley. Cuando se llenan la boca hablando de Justicia Social en los discursos, y cuando tienen que implementarla, no tratan las leyes".

Cuando se le recordó que el Sindicato recibió a la diputada Rolandi en la sede del gremio, y los dirigentes gremiales no sólo se mostraron conformes sino agradecidos, respondió: "Ella se comprometió a hacer fuerza por nuestra Ley, pero quedó en la nada. No bajan al recinto, y los que no la tratan son los diputados del Frente para la Victoria", manifestó.

Comentá la nota