Protestas por el Colón

Los trabajadores del Teatro Colón se concentraron desde el mediodía en la Plaza Lavalle para protestar por el despido de ocho empleados y el traslado de otros 278 que dispuso el gobierno porteño

Trabajadores del Teatro Colón se concentraron este mediodía en la Plaza Lavalle en protesta por el despido inconsulto de ocho empleados, la disolución de áreas esceno-técnicas y artísticas y el anunciado traslado arbitrario de otros 278 trabajadores.

La multitudinaria concentración contó con la presencia de distintas delegaciones de los hospitales Durand, Moyano, Garraham, trabajadores del subte, bancarios y del Sindicato Gastronómico y se realizó en consonancia con un paro de 24 horas declarado por Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en todo el ámbito de la ciudad de Buenos Aires.

El secretario general de la CTA, Pablo Michelli, Víctor De Gennaro, Vilma Ripoll, el actor Héctor Bidonde y el secretario de ATE Capital, Rodolfo Arrechea, quien afirmó que el paro de 24 horas está teniendo "un alto acatamiento", fueron algunas de las

personalidades presentes en el acto de protesta.

"No vamos a bajar los brazos, esto recién empieza y vamos a seguir defendiendo un modelo de teatro de producción propia",

aseguró Arrechea en respuesta a la ofensiva del gobierno de Mauricio Macri que el miércoles pasado despidió a ocho delegados gremiales del Colón, en los últimos meses disolvió 9 áreas esceno-técnicas y dos artísticas y prepara el traslado de 278 trabajadores especializados a distintas dependencias.

A pesar del conflicto, las autoridades del Colón informaron a través de un comunicado que hoy se llevará a cabo la función prevista del ballet "Onieguin", a cargo del Ballet Estable y la Orquesta Estable del teatro, junto a solistas invitados, así como la presentación del grupo de música francés de vanguardia Ensamble Laborintus en el Centro de Experimentación del teatro.

En el comunicado se señala que "el personal del Teatro está en pleno desarrollo de sus actividades", y que "la cesantía como los siete pedidos de desafuero gremial de empleados del Teatro no tienen que ver con que se haya ejercido el derecho de huelga ... sino porque los involucrados violaron la ley y los principios gremiales".

El conflicto entre los trabajadores y la autoridades del Colón se desató el miércoles pasado, cuando el director general del Teatro, Pedro García Caffi, dejó cesante a ocho trabajadores de la institución, entre los que se encuentra toda la Junta Interna de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y un delegado paritario del mismo gremio.

Mientras que, dos días más tarde, el viernes 26, se conoció una sentencia judicial de la Sala 2 de la Cámara en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad, que desactivó una medida cautelar y autorizó el traslado de 278 trabajadores del Teatro hacia otras dependencias del gobierno porteño.

En el acto de protesta realizado hoy el secretario general gremial del Colón, José Piazza -despedido el miércoles pasado- afirmó que "hay que sacar (Pedro Pablo García) a Caffi del teatro", y pidió un freno a su política de despidos.

Piazza calificó a Caffi "como el Fino Palacios del Teatro Colón" y reclamó la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación en el conflicto. Luego fue el turno de Máximo Parpagnoli, otro de los delegados cesanteados la semana pasada, quien agradeció la multitudinaria manifestación y pidió que se termine con la agresión, descalificación, traslados, descuentos salariales y despidos de los trabajadores.

"Tenemos muertos, gente que está en precariedad de salud, que se encuentra en terapia intensiva y otros con grandes depresiones por sufrir este modelo mesiánico" comunicó Parpagnoli, queriendo graficar la situación que padecen muchos trabajadores del teatro.

Por su parte, el clarinetista de la Orquesta Estable y delegado paritario, Carlos Fernández, también despedido, destacó que la medida adoptada por las autoridades del teatro "no tiene ninguna justificación". Con respecto al anunciado traslado de los 278 trabajadores de áreas esceno-técnicas y artísticas disueltas, Fernández explicó que es una disposición que apunta a "transformar a un teatro que tiene un área de producción propia con una historia de 100 años en una sala de alquiler con producciones terciarizadas".

Y ejemplificó: "Ya tres pianistas fueron trasladadas a hospitales a repartir números y esto es una humillación porque es gente que se ha preparado muchos años para hacer lo que hace", precisó respecto de la política de traslados arbitrarios. Una de las trabajadoras trasladadas -que no quiso dar su nombre por temor a represalias- afirmó a Télam que "muchos fueron trasladados, otros se jubilaron y otros que terminaron agotados después tanta lucha, renunciaron. Hay mucha gente que tiene miedo y están cansados por todo lo que venimos padeciendo".

Comentá la nota