"En la provincia no hay ñoquis"

El titular de uno de los gremios estatales, Jorge Hoffmann, cuestionó el uso del término por el gobernador Lifschitz, como una estrategia para estigmatizar a los trabajadores públicos.

El titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Santa Fe, Jorge Hofmann, cruzó ayer al gobernador Miguel Lifschitz, quien dijo querer un Estado "más eficiente, sin ñoquis", durante el acto por la Batalla de San Lorenzo. "No pertenezco al espacio político del gobierno provincial, pero afirmo que en Santa Fe no hay ñoquis en la administración pública", dijo ayer Hofmann.

"Si son cargos de orden político, eso escapa a nuestra posibilidad de controlar, y si lo hubiera es una situación inadmisible porque no queremos ñoquis en el Estado", agregó. Según el dirigente gremial, "se está instalando un sentido común que está muy lejos de la realidad, no sólo se coloca al trabajador en la calle si no que lo estigmatiza, acusándolo de ñoqui, sin que tenga la posibilidad de ser escuchado".

En San Lorenzo, el pasado domingo, el gobernador Lifschitz -que presidió el acto junto al intendente Leonardo Raimundo, debido a la ausencia del presidente Mauricio Macri-, planteó que hay que mejorar el Estado y hacerlo más eficiente, "sin ñoquis". Luego, ante los medios de comunicación intentó retroceder en la utilización de un término fuertemente identificado con el oficialismo nacional.

"Siempre hay gente que no labura o no cumple con su tarea. Las acciones espasmódicas tienen efecto pero no son soluciones a largo plazo. Hay que hacer una tarea permanente de trabajo con las organizaciones gremiales y al interior de la política. A veces están en la política y a veces en las estructuras del Estado", manifestó cuando un cronista de la televisión le preguntó si en su gobierno hay ñoquis.

"Yo tampoco quiero ñoquis en el Estado", retrucó Hofmann, preocupado por la "estigmatización" de los trabajadores estatales. "Hay una gran pelea por el sentido común que está librando el gobierno nacional a partir de instalar el tema de los ñoquis, y las dificultades que hay en el terreno de lo público de polemizar respecto a esta situación", agregó.

Hofmann dijo que es muy simple determinar si hay o no ñoquis en el Estado: "Hay que ver quién va a trabajar y quién no va trabajar, y en ese caso, comprobar si tiene licencia por régimen jurídico o enfermedad. Si no reúne estas condiciones, corresponde que se le haga un sumario". El titular de ATE remarcó que "lo preocupante es que un discurso tan burdo logre instalarse, que de alguna manera es parte de la batalla cultural, es absolutamente impensado que en el Estado pueda haber 8 mil ñoquis, que son alrededor de los 8 mil despidos y una amenaza de 25 mil despidos más". Según Hofmann, "en ningún caso demuestra la existencia de ñoquis y coloca no sólo al trabajador en la calle si no que lo estigmatiza, acusándolo de ñoqui, sin que tenga la posibilidad de ser escuchado. Esto de republicano no tiene nada".

Las declaraciones de Lifschitz se producen a pocas semanas en los más de 300 contratados de la administración provincial pasaran a planta permanente, mientras se espera que otros trabajadores que están en esa situación sean pasados a planta tras algunos años de negociaciones. Por tal motivo, para los gremios estatales las referencias del gobernador sobre los ñoquis se dan en un contexto de fuerte presión del gobierno nacional que se amplifican por los medios nacionales afines.

En noviembre, antes de asumir, Lifschitz había anunciado que iba a achicar un 30 por ciento el gasto político de la provincia, lo que provocó un entredicho con el ex gobernador Antonio Bonfatti, quien se sintió interpelado por el anuncio y respondió que no tenía a ninguna persona que no estuviera trabajando. "Yo no creo que haya ñoquis" en la Casa Gris, dijo Lifschitz, para luego aclarar que el ajuste era un gesto "simbólico", una "señal a la sociedad" porque -anticipó- este año iban a existir "dificultades económicas".

Hofmann no fue el único que criticó al gobernador por su referencia a los ñoquis del Estado. El dirigente del PTS, Octavio Crivaro, dijo que "Lifschitz no sabe más que hacer para acercarse al PRO de Mauricio Macri afirmando que quiere un Estado sin ñoquis". El ex candidato a gobernador del FIT fue más allá al preguntarse: "¿Esto quiere decir que el gobernador despedirá a miles de trabajadores del sector público con la excusa de ser ñoquis como hizo Macri?". Crivaro indicó que "desde la asunción de Macri, el Partido Socialista no ha hecho más que tomar su agenda, mostrándose abiertos a colaborar con el ajuste".

Coment� la nota