En la provincia tuvo un alto acatamiento el paro nacional

En la provincia tuvo un alto acatamiento el paro nacional
Desde la CGT local se calificó la medida como “exitosa” y esperan poder abrir los canales de diálogo con el Gobierno.
Merced a la contundente adhesión del gremio del transporte al paro nacional convocado por los gremios opositores al Gobierno, ayer la capital jujeña estuvo paralizada. Aunque se registraron algunos cortes en el casco céntrico y la mayoría de los comercios abrieron sus puertas, la falta de transporte hizo que la medida se sintiera con fuerza en la ciudad.

En las rutas se registraron nueve piquetes, y al sumarse el Seom y los gremios afines a la CTA también hubo municipios tomados y en los hospitales sólo atendieron las guardias.

Más allá del casi total acatamiento los gastronómicos, camioneros, papeleros, panaderos y estacioneros; por la falta de transporte, gran cantidad de personas no concurrieron a trabajar ayer, ya sea por adherirse a la medida de fuerza o bien porque simplemente no tuvieron medios de transporte disponibles.

Anses atendió en la víspera a quienes tenían turnos en la medida en que el personal disponible lo permitió.

Colectivos dañados. Un Flechabus fue apedreado, a las 3, en arterias del barrio Gorriti y también le ocurrió a un Balut en la zona de la Terminal.

Taxi amarillo. Un conductor que circulaba por Gorriti y Dorrego a las 1.10 le tiraron piedras y le rompieron la luneta.

El acatamiento de la UTA fue tal, que durante las primeras horas de la mañana hubo disturbios en la zona de la Terminal, cuando un grupo de manifestantes rompió el parabrisas y ventanillas de un ómnibus de una empresa de transporte que llegaba desde Córdoba, por lo que se obligó al colectivo a detener su marcha y a los pasajeros a bajar. Luego de este inconveniente ninguna empresa de transporte de corta, media o larga distancia circuló por la capital, y el personal policial se apostó en la zona de la Terminal, sin registrarse nuevos conflictos.

Durante el mediodía el titular de la CGT en la provincia, Juan Carlos Martínez, calificó a la medida como “un paro exitoso” por la adhesión de los gremios nucleados en la Confederación local. Martínez inmediatamente aclaró que rechazan la violencia ejercida contra trabajadores del volante durante la mañana de ayer. “Esperemos que el Gobierno atienda los reclamos de diferentes sectores y tenemos la esperanza que se abra al diálogo”, dijo Martínez indicando que el objetivo del paro es que se pueda llegar finalmente a un acuerdo. El gremialista indicó que la inflación de cada mes lamentablemente “pulveriza” todos los acuerdos salariales que se puedan lograr, y en tanto manifestó que es necesario llegar a un nuevo acuerdo, o de lo contrario se determinarán nuevas medidas de fuerza -más profundas- el próximo 20 de marzo, en un nuevo plenario de la CGT.

Como estaba previsto, el Seom ayer adhirió al paro tomando municipios y realizando cortes de rutas junto al gremio de los camioneros y otros movimientos de izquierda. Los cortes se registraron en el puente internacional de La Quiaca, en el acceso a Humahuaca, en la ruta 66 a la altura de Palpalá, en la ruta 34 a la altura de San Pedro y a la altura del puente San Lorenzo, en el acceso a Caimancito y Yuto, y en Pampa Blanca, entre otros sitios.

Del Seom también fueron quienes en capital cortaron hasta el mediodía los puentes Necochea y Lavalle.

Los gremios locales enrolados en la CTA opositora informaron que tuvo un acatamiento que rondó el 90 %. En los centros de salud sólo hubo guardias.

Comentá la nota