Las provincias y la Ciudad ponen un techo de 25% a los reclamos de aumentos salariales

Las provincias y la Ciudad ponen un techo de 25% a los reclamos de aumentos salariales
Los ministros de Economía de15 jurisdicciones, entre ellas la Ciudad, sostienen que un incremento superior, como el que exigirán los gremios, podría derivar en un agravamiento de las crisis que se viven en cada administración provincial
Ministros de Economía y funcionarios de unas 15 provincias y la Ciudad acordaron ayer establecer un rango de entre 20 y 25% para los ajustes salariales de empleados públicos, pero el panorama no será sencillo porque gremios docentes y estatales exigirán subas superiores y convenios de corto plazo, ya que quieren compensar alzas de precios y la devaluación.

Los representantes se reunieron en la Casa Sueca, en Tacuarí 147, de la Ciudad, y quedaron en volver a encontrarse dentro de dos semanas, aunque el objetivo es hacer este tipo de eventos en forma mensual.

En realidad, los gobernadores no sólo deberán enfrentar una dura avalancha de reclamos salariales, sino encarar una realidad nada sencilla: deudas crecientes agravadas por la devaluación, caída de recursos y menos fondos por parte del Gobierno central.

Los funcionarios quedaron en juntarse una vez por mes con una agenda más amplia que incluya hasta el tema de la Coparticipación, aunque en la actual coyuntura el principal desafío son las paritarias. Según trascendió, los representantes acordaron negociar acuerdos salariales inferiores al 25% anual y por ahora no hay consenso acerca de si se podrían reabrir las paritarias a mitad de año, como están pidiendo los sindicatos. Para ello, seguirán debatiendo en los próximos encuentros.

Coordinados por la ministra de Economía bonaerense, Silvina Batakis, los titulares de los Palacios de Hacienda provinciales entienden que una suba superior al 25 por ciento, como el que exigirán los gremios, podría derivar en un agravamiento de las crisis que se viven en cada administración provincial, publicó el diario La Nación.

El porcentaje del 25 por ciento, propuesto por los representantes alineados a la Casa Rosada, fue apoyado por el macrismo y relativizado por el socialismo santafecino, añadió el matutino, "Fue una reunión cordial entre personas con problemas en común", afirmó Roberto Gigante, número dos del ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti. En línea con su jefe, consideró "lógico" un aumento de "23 o 24 por ciento" para estatales y maestros.

Entre otros temas que tocaron los delegados también figuraron la política tributaria, de coordinación municipal y de financiamiento.

En el encuentro participaron representantes de Buenos Aires, Catamarca, Chubut, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, Tierra del Fuego, Santa Fe, Entre Ríos (estuvo el subsecretario de Hacienda), San Luis (el coordinador de Rentas), Jujuy (Secretario de egresos públicos), Formosa (secretario de Ingresos) y la Ciudad de Buenos Aires, mientras que el ministro de Córdoba avisó que no podía concurrir. También se diferenció y advirtió sobre la posibilidad de otorgar aumentos por encima de 25 por ciento.

José Enrique Vaz Torres, ministro de Hacienda y Finanzas de Corrientes, quien no participó pero envió un delegado, dijo que "las distintas jurisdicciones del país están observando el comportamiento de los precios después de las medidas tomadas por el Gobierno nacional".

"Existe mucha incertidumbre al respecto, por ejemplo observamos el comportamiento de los combustibles y Shell no ha retrotraído los precios; todo esto aumenta muy fuertemente en las derogaciones del Estado", indicó.

No obstante, el funcionario sostuvo que "tenemos una perspectiva positiva, pero hay que ser pacientes" y añadió que "el principal enemigo es la inflación".

"Dialogamos sobre las políticas tributarias de cada jurisdicción, del financiamiento de las provincias en el corto plazo y de las paritarias en el marco de las variables de la macroeconomía", contó el secretario de Hacienda de Santa Fe, Carlos Fernández, uno de los presentes en el cónclave de ayer en el restaurante porteño.

Asimismo, indicó que "en la oportunidad, todos los presentes valoraron la importancia de tener un espacio en el cual, con cierta periodicidad, se reúnan los ministros de Economía de las provincias para sobrellevar un año complejo".

Señaló que "si bien había representantes de casi todas las provincias, la intención es que en la próxima reunión también asistan funcionarios del Estado central, a los efectos de poder contar con la visión económica del Ministerio de Economía de la Nación".

Así, los delegados se volverán a juntar dentro de 15 días en la Casa de la provincia de Salta y esta vez esperan algún referente del Gobierno nacional. Para la audiencia de ayer había sido invitados el jefe de Gabinete, Jorge capitanich; y el ministro de Economía, Axel Kicillof, quienes no pudieron asistir por cuestiones de agenda.

Comentá la nota