El próximo viernes continúa la conciliación entre la UTA y la empresa de transporte Urkupiña

En la conciliación obligatoria, dictada por el Trabajo para hoy, entre la UTA y la empresa Urkupiña, representante de la empresa desconocía las demandas del gremio y recién tomada nota de ello. Por tal motivo pidió una nueva reunión. En cambio el gremio, si bien aceptó el pedido de la empresa, denunció diversas irregularidades por parte de la empresa, como despidos, por lo que demandó que la empresa retrotraiga la situación al momento anterior a la conciliación; y las autoridades del transporte presente, que hagan cumplir las normas laborales y de transporte.

En el marco de la conciliación obligatoria, convocada por el Ministerio de Trabajo, para el día de hoy, se llevó a cabo la reunión entre máximos dirigentes de la UTA de Salta, encabezado por su titular Oscar Cruz, trabajadores de la empresa Urkupiña, el representante de la patronal, el Dr. Hipólito Yrigoyen. También estuvieron presentes funcionarios del área de servicios público y transporte, José Ramírez y Reynaldo García Gambetta.

El apoderado de la empresa, manifestó no contar con la notificación formal del llamado a conciliación, por lo que pidió se fije una nueva fecha para abordar las demandas de la UTA, ya que ignora las causales de las mismas.

Por su parte, por los trabajadores, Oscar Cruz, denunció a la empresa Urkupiña, por no haber acatado “la intimación de retrotraer al momento anterior al conflicto reincorporando a los 7 trabajadores despedidos, sino que por el contrario, completó la lista de despedidos hasta totalizar el 100% del plantel de trabajadores (43)”.

Además denunció varias irregularidades e incumplimiento de la empresa como:

• el descuento sistemático a la totalidad del personal de 6 días de suspensión y 4 días de inasistencia con lo cual justifica el no pago del rubro presentismo.

• Se ha llegado al extremo que el chofer, para poder prestar servicios tiene que abonar de su bolsillo, el precio del boleto como si fuera un pasajero.

• También tiene que poner de su propio bolsillo, el precio del gasoil cuando el mismo no alcanza, por supuestamente ser insuficiente el subsidio a los combustibles.

• Los trabajadores son obligados a exceder los límites de velocidad para competir con las otras empresas del rubro.

• Además, al concurrir a la ART, le informan que no están cubiertos por falta de pago.

• No le abonan viáticos y trabajan a destajo, y sin descanso, entre 16 y 17 horas diarias, pero en la Libreta de Trabajo aparecen registradas solamente 8 horas.

• La empresa no hace los aportes de cuota sindical, de Obra Social ni aportes jubilatorios. Claro que los recibos están firmados por ellos, pero lo hacen bajo amenaza de perder el trabajo si no lo hacen.

• No le hacen entrega del uniforme correspondiente y elementos de protección personal.

Por todo ello, y fin de que el representante tome conocimiento de algunas de las irregularidades que comete la empresa, la UTA pidió de que, de no dar una respuesta satisfactoria a sus demandas, más allá de las medidas que pudieran tomar en su oportunidad los trabajadores, pide que, dada las reiterados incumplimientos a las normativas laborales vigentes, se le aplique las correspondientes multas o, en su caso, la clausura del establecimiento invocando la normativa de la Ley orgánica de la Dirección Provincial del Trabajo.

A tal efecto, los representantes de los organismos del transporte provincial, tomarán las medidas correspondientes de acuerdo a las facultades que les otorga la ley.

Además el gremio pidió, teniendo en cuenta que las denuncias realizadas, les cabe a las empresas San Antonio y Transportadora Fénix, se los cite en la conciliación obligatoria. Y a los funcionarios presentes el gremio le solicitó que hagan cumplir las normas que invocó el gremio al comienzo de la reunión.

Terminado el acto, se fijó la nueva reunión para el viernes 15 de agosto a las 9 horas; quedando las partes debidamente notificadas.

Estuvieron presentes en la reunión, Rodolfo Heredia y Miguel Barrera, por la UTA; Ángel Alexander Figueroa, Sergio David Benítez, Ernesto Fabián Sánchez, Jorge Eduardo Aveldaño y Alberto Calixto Guerrero, trabajadores de la empresa Urkupiña.

Comentá la nota