El proyecto de Moyano abrió grietas en la CGT Azopardo

Los opositores pidieron a Facundo, hijo del líder camionero, que retirara la iniciativa del Congreso.

Fueron tres horas de intenso debate, reproches, gritos y hasta un amague de pelea a las trompadas. Sólo la intervención de Hugo Moyano logró una tregua, pero las grietas internas quedaron expuestas anteayer en la CGT Azopardo. El culpable: el proyecto sobre democratización sindical que presentó el diputado Facundo Moyano.

Hasta tal punto llegó el enfrentamiento, que Leonardo Fabre, titular de la Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social (Apops), le pidió en duros términos a Moyano junior que retirara su iniciativa de la Cámara de Diputados. “Sacálo del Congreso, Facundo. Los sindicatos son las instituciones más democráticas de la Argentina y tu proyecto le da poder a los enemigos históricos del movimiento obrero”, dijo en una reunión del consejo directivo cegetista que, en realidad, fue convocada para hablar de las paritarias.

La tensión fue en aumento. Otros dirigentes criticaron la propuesta de Facundo, mientras éste juntaba presión y no decía una palabra, pero el que intervino en su rescate fue su papá, Hugo Moyano. “ ¿A qué le tenemos miedo, muchachos? Si el papa Francisco se abrió a hablar del matrimonio homosexual, ¿por qué nosotros no podemos debatir sobre el modelo sindical?”. Y agregó: “Además, no nos olvidemos que este modelo sindical no pudo evitar lo que pasó en los años noventa. El modelo sindical es defender a los trabajadores. Y nosotros somos todos democráticos, ¿no?”.

La actitud de Moyano padre pareció moderar la actitud beligerante de algunos defensores del viejo modelo sindical como Gerónimo Venegas, de rurales, aunque Juan Carlos Schmid, de Dragado y Balizamiento, reprochó a Facundo no haber puesto antes el proyecto a consideración de la CGT (lo presentó tras lograr el aval de su papá). Para Julio Piumato, de judiciales, “el modelo sindical se defiende con más democracia”.

El hijo de Moyano explicó por qué le parecía que una mayor democracia sindical fortalecerá los gremios, mientras uno de sus colegas confesó: “ Hace 24 años que estoy al frente de mi gremio y la verdad es que quiero seguir”. El clima era tan denso que una discusión menor enfrentó a Omar Plaini, de canillitas, con Fabre, que le pidió que no dijera “estupideces”. Casi terminan a las piñas. Al final, quedaron en seguir debatiendo y Facundo Moyano prometió enviarles a todos su proyecto. Porque lo más curioso es que varios críticos admitieron que no habían leído la polémica iniciativa.

Coment� la nota