Puerto: denuncias penales por los cortes

Puerto: denuncias penales por los cortes
La intersindical apoyó al SOMU y se acentúa el reclamo a empresas de practicaje para que agreguen marineros. El Consorcio y la Cámara de Permisionarios y Concesionarios fueron a la Justicia porque la medida de fuerza afecta el normal desarrollo de las actividades portuarias. También se afirmó que los piquetes ponen en riesgo a las personas y las plantas de proceso.
En un nuevo capítulo del conflicto, ayer volvió a registrarse un corte de trabajadores marítimos en los accesos al puerto de Ingeniero White, sobre las avenidas Vélez Sarsfield y Guillermo Torres.

En este marco, la entidad intersindical Interpormar, compuesta por varios gremios de trabajadores portuarios, se sumó al Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU) en el reclamo por la firma de un convenio colectivo de trabajo con las empresas de practicaje Donmar y Essen.

Así lo aseguró Carlos Campestrini, de la Agrupación Marítima Whitense, quien dijo que su entidad tiene el respaldo del SOMU porque se trata de trabajadores afiliados a dicho gremio los que pretenden fijar nuevas condiciones de trabajo y lograr que las mencionadas compañías sumen un marinero más a sus embarcaciones, cuestiones que no son compartidas por las empresas ni por la Cámara que las nuclea.

La medida de fuerza se llevó a cabo entre las 6 y las 14 y fue igual a las que se realizaron, por el mismo motivo, el 27 y 30 de julio pasados. En esas oportunidades, los manifestantes sólo permitían el paso a agentes de la Prefectura Naval y a personas vinculadas a la seguridad de las plantas, según sus propias afirmaciones.

Campestrini dijo que Donmar y Essen forman parte de un monopolio que ocupa a 12 personas, las cuales son insuficientes para realizar todas las tareas necesarias. También mencionó que no han habido avances en las negociaciones con las empresas de practicaje ni con su referente, Miguel Angel Doñate.

Ante los inconvenientes producidos por la medida de fuerza, como la demora en el ingreso y egreso de buques de la ría, las autoridades del Consorcio de Gestión del Puerto (CGPBB) decidieron radicar denuncias en los juzgados de la Provincia.

Asimismo, intimaron al SOMU para que levante los cortes inmediatamente. Por otra parte, notas del mismo tenor se enviaron a las empresas de remolcadores y de practicaje para que reanuden la prestación de sus servicios.

En peligro. La Cámara de Permisionarios y Concesionarios del Puerto de Bahía Blanca también presentó una denuncia penal para que se levanten los piquetes que impiden el ingreso de personas al ámbito portuario industrial.

El presidente de la entidad, Hersen Porta, manifestó que las pérdidas económicas que pueden causar los piquetes están totalmente en un segundo plano y que la "profunda preocupación" pasa por las condiciones de seguridad que quedan limitadas y vulneradas.

"Uno se ve impedido de atender cualquier tipo de emergencia operacional. Se están cortando accesos que son vías de escape o una ruta para la atención de la emergencia", expresó.

El directivo de la entidad empresarial sostuvo que los sistemas de control de las operaciones quedan vulnerables frente a los piquetes.

"Es decir, si existiese una emergencia operacional, la gente que podría brindar respuestas no tiene la posibilidad de entrar a las instalaciones. Termina dándose una situación anárquica, donde la gente del piquete define qué es una emergencia y qué no lo es", comentó Porta.

En este orden, sostuvo que las empresas no pueden exponer a su personal a negociar su ingreso con los líderes de los cortes.

"Ante todo, se debe proteger la integridad física y la seguridad de las personas que tienen que trabajar en el área portuaria. Particularmente, no me atrevería a pasar por un corte, por más que ellos manifiesten que toleran el ingreso de la gente. Es una situación compleja", advirtió.

También comentó la preocupación de la Cámara por la frecuencia con la que se están produciendo interrupciones en los accesos a las terminales locales.

"Diferentes sectores han utilizado como método de presión y protesta el corte de los accesos al puerto de Ingeniero White. Independientemente de las razones de la protesta, estamos preocupados porque afecta a las actividades de las empresas pequeñas y grandes que están en el ámbito portuario, vinculadas a la prestación de servicios y producción", dijo Porta.

"El corte al puerto lo han encontrado como una forma simple de ejercer presión, y no sólo este grupo sino que en el último año unos cuatro grupos distintos tomaron la misma medida. Parece que cortar el puerto es tan simple como quitarle un juguete a un niño. A su vez, parece ser una cuestión compleja de erradicar", agregó.

En cuanto a los posicionamientos políticos frente a las interrupciones de los accesos, el presidente de la Cámara dijo que el Consorcio de Gestión del Puerto concuerda totalmente en que no se pueden poner en riesgo la seguridad de las personas y las operaciones de las empresas que están dentro del ámbito portuario.

"La Cámara de Permisionarios y Concesionarios representa un buen porcentaje de la comunidad portuaria y estoy seguro que otras entidades representativas coinciden en que las entradas al puerto no son el ámbito de disputa entre sectores. Nos gustaría ver que se resuelven en otro ámbito, pero no cortando el acceso al puerto y poniendo en riesgo las instalaciones y las personas", opinó.

Reflexión

Hersen Porta, de la Cámara de Permisionarios y Concesionarios, dijo que merece una reflexión el hecho de que un director del Consorcio de Gestión del Puerto, como Walter Resumil --secretario general del SOMU a nivel local--, esté participando del corte en los accesos a las terminales de Ingeniero White.

Sistemas de control vulnerados

La Cámara de Permisionarios y Concesionarios emitió un comunicado manifestando que los sistemas de control que garantizan el funcionamiento de las operaciones en las empresas que integran ese ente "se encuentran totalmente vulnerados por esta medida que restringe el acceso al puerto".

"La seguridad de las operaciones industriales se ve de este modo seriamente comprometida al no contar con el personal especializado y no poder cumplir el esquema de relevos de turnos correspondiente", se indicó.

Por otra parte, advirtieron que la forma intempestiva y sin aviso en la que se concretan estos cortes no permite interrumpir anticipadamente el flujo de transporte, generándose interminables filas de camiones y la consecuente obstrucción de vías de circulación al puerto, con el potencial riesgo de accidentes de tránsito para quienes nada tienen que ver con este conflicto.

"Es muy preocupante el desprestigio causado al puerto de Bahía Blanca, orgullo y motor de la economía bahiense, ejemplo como modelo de gestión autónoma, emblema de la ciudad y tal vez el mayor atractivo de inversiones y generación de fuentes de trabajo, frecuentemente jaqueado por conflictos en los cuales se tiene limitada capacidad de acción para que se resuelvan. Como en este caso, donde sólo los sectores enfrentados tienen la posibilidad de hacerlo", señalaron.

La Cámara está compuesta por Toepfer, Bahía Petróleo, Cargill, Compañía Mega, Dreyfus Commodities, Oleaginosa Moreno, Patagonia Norte, Dow Argentina, Vale Argentina, Profertil, Petrobras, Puerto Frío, Solvay Indupa, Terminal Bahía Blanca y TGS.

El volumen de productos movilizado por las empresas socias de la entidad representa más del 98% del total de las cargas manejadas por los puertos de Bahía Blanca.

Una encuesta realizada entre los años 2002/2003 mostró que más de 600 empresas medianas y pequeñas actuaban como proveedores de bienes y servicios diversos para las empresas de la Cámara.

Comentá la nota