Puerto: nuevo cuarto intermedio en la discusión por el sistema a la parte

Puerto: nuevo cuarto intermedio en la discusión por el sistema a la parte
En una reunión a instancias del Ministerio de Trabajo ambas partes acordaron volver a encontrarse el 31 de octubre mientras analizan un nuevo mecanismo de liquidación de sueldos, que elimine el descuento del 19%
Luego de un nuevo encuentro en el Ministerio de Trabajo, la Asociación de Barcos de Pesca Costera y el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu) acordaron pasar a un cuarto intermedio hasta el 31 de octubre, en el marco de la discusión de la reforma del Convenio Colectivo y del denominado “sistema a la parte”. Mientras tanto, ambas partes analizan la conformación de un nuevo mecanismo de liquidación de sueldos.

De acuerdo a lo que explicó a El Atlántico el secretario del Somu en la ciudad, Rubén Manno, se pasó a un cuarto intermedio, luego de no avanzar en la negociación. “Acordamos reunirnos a fines de octubre de nuevo y mientras tanto pensar alternativas para evitar el descuento del 19%”, sostuvo y luego agregó: “Creo que hay voluntad para llegar al acuerdo, así que ojalá podamos resolver este tema”.

Según informa el portal especializado Revista Puerto, la reunión se llevó a cabo en el Ministerio de Trabajo de la Nación, ante el jefe del Departamento de Relaciones Laborales, Raúl Fernández. Allí, el sector empresario estuvo representado por Mariano Retrivi, gerente de la Asociación de Costeros, su presidente José Fichera y otros siete miembros de la Comisión Directiva. Por el Somu participaron el secretario de Relaciones Laborales, Jorge Vargas; el secretario general de la seccional marplatense, Rubén Manno y Tomás Martínez, de la de Necochea.

En ese sentido, los armadores aprovecharon la ocasión para intentar convencer a los dirigentes gremiales sobre la imposibilidad de modificar el descuento del 19% que efectúan sobre la producción del barco, debido a “los altos costos, principalmente de combustible y la crisis de los mercados”, que de forma indirecta los está afectando.

Sin embargo, desde el gremio que nuclea a los marineros se mantienen firmes en su postura ya que, para ellos, el 19% ya cumplió su ciclo, y es hora de “buscar un nuevo sistema”. La negociación continúa bastante trabada, sobre todo porque los costeros aseguran que el porcentaje en cuestión “no se puede tocar”.

Es que, la información brindada por el Somu da cuenta de que existe un consenso acerca de la necesidad de modificar el “sistema a la parte”. En ese sentido, incluso desde la Asociación representada por Retrivi están en esa sintonía, aunque por el momento les resulta difícil encontrar un sistema superador. “No me imagino otra fórmula con tantas especies y variedad de barcos que van desde los de 300 cajones hasta 2000, que operan en puertos tan distintos como Rawson, Berisso, Mar del Plata, entre otros. Los costos de explotación no son lo mismo para todos y la fórmula del 19% es la que mejor se adapta”, subrayó el empresario.

Justamente con eso en mente, durante los próximos días ambas partes trabajarán junto a sus abogados y contadores en la creación de una nueva forma de liquidación de sueldos que será de aplicación para la flota costera en todo el país. De esta manera, en la reunión del 31 de octubre, ambas partes deberán presentar su propuesta y tratar de acercar las diferencias.

Cabe recordar que este conflicto surgió cuando el gremio realizó, el mes pasado, un paro de dos días en la banquina ante el pedido (sin respuesta) de modificación del “sistema a la parte”, que es el que fija la conformación del haber mensual del personal en función de la producción. Actualmente, al total de la materia prima extraída, previo a la división, se le descuenta un 19% para el pago de francos, aguinaldos y vacaciones, y un 4% para el abono de gastos administrativos. Así, a ese 23%, se le suma además la quita de un porcentaje similar para saldar los costos de la zarpada. Recién entonces, y a partir de lo que sobra, se distribuye lo que queda entre trabajadores y armadores. Históricamente, y solo en caso de no llegar a superar los 3.000, el personal cobra un haber garantizado como el mínimo, vital y móvil.

Esta metodología de cobro es la que se viene implementando desde hace 50 años y es intensamente defendida por los propietarios de los buques costeros, quienes sostienen que la fórmula de cálculo no puede alterarse, motivo por el que se desata el conflicto.

Comentá la nota