La puja salarial vuelve a amenazar el inicio de clases en Provincia

Como si fuera un problema de nunca acabar, la amenaza de que las clases no comiencen el 28 de febrero próximo por las negociaciones salariales de los docentes vuelve a reeditarse este año.

“Hemos ido a dos reuniones donde no nos dijeron ni no, ni sí; ahora hubo cambios de autoridades y todavía no hemos sido convocados para dialogar. Estamos esperando que los primeros días de febrero nos convoquen para poder llegar al 28 de febrero que es el día del comienzo de clases sin ningún problema”, señaló el titular de Suteba Pilar, Hugo Cánepa.

Sin embargo, el dirigente gremial agregó que el fantasma de la huelga que impida el inicio de las clases siempre sobrevuela. “En el caso de que hasta la última semana previa al inicio de clases no hayamos tenido ninguna propuesta seria por parte del Gobierno, estaremos convocando a los docentes a una asamblea para ver qué medida de fuerza adoptamos en el marco del Frente Gremial Docente. La huelga es la herramienta que tenemos los trabajadores, nosotros no quisiéramos llegar a esa situación a la que ya tuvimos que llegar en noviembre pasado cuando no se nos dio una respuesta satisfactoria”, explicó Cánepa.

Por su parte, desde el gremio docente de la Provincia de Buenos Aires rechazaron los planteos del Gobierno nacional de cara a las negociaciones paritarias.

El secretario general de SUTEBA, Norberto Baradel, cuestionó el pedido de “sensatez” del ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni.

En declaraciones radiales, el dirigente gremial advirtió que “No es bueno que el ministro de Educación plantee una cuestión de esas características cuando siempre hemos sido responsables, más que sensatos”.

“El salario docente es una variable de calidad, sin duda”, remarcó el referente sindical, al explicar que aún quedan varios aspectos para reforzar para mejorar la educación.

Al respecto, consideró que “lo que tiene que hacer Sileoni, lo mismo que los ministros en cada una de las jurisdicciones, es llamar a los sindicatos docentes y ponerse a debatir para ver cómo se mejora el salario docente, se termina con las sumas en negro y de alguna manera se jerarquiza la tarea”.

“El reclamo de los docentes jamás se salió de los parámetros de la racionalidad”, sentenció Baradel, para luego criticar la demora de las negociaciones.

25%

Es el aumento salarial que pretenden los gremios docentes. El Gobierno no se movería del 18%.

Comentá la nota