Va a quedar en la cumbrecita

Va a quedar en la cumbrecita
Hugo Moyano y Luis Barrionuevo se habían entusiasmado con la posibilidad de convocar a importantes dirigentes en la reunión del lunes en Mar del Plata. Pero ayer esa posibilidad se fue desinflando con el correr de las horas.

El encuentro convocado por las organizaciones sindicales opositoras que lideran Luis Barrionuevo y Hugo Moyano parece apagarse lentamente. Los políticos invitados al cónclave como el gobernador bonaerense Daniel Scioli, el gobernador cordobés José Manuel de la Sota y el diputado Sergio Massa no asistirían al encuentro en Mar del Plata del lunes. “Ningún grupo de dirigentes puede condicionar a los futuros posibles candidatos, menos a Ma-ssa”, señaló el diputado del Frente Renovador e integrante de la CGT oficial Héctor Daer.

“Mi gremio no va porque la unidad del movimiento obrero no se discute en un asado de verano. Hay que sentarse a hablar y establecer métodos de trabajo”, sostuvo Daer enmarcando su decisión en la postura tomada por la CGT oficial que conduce Antonio Caló. Pero además el dirigente del gremio de Sanidad acercó su argumentación a oídos del ex intendente de Tigre que hasta ayer dudaba de su asistencia al encuentro. “La unidad no se discute en un asado de verano”, agregó el diputado massista completando su crítica al almuerzo pensado por Moyano y Barrionuevo para reposicionarse como líderes opositores después de los malos resultados que obtuvieron en las urnas el pasado 27 de octubre.

“Participar o no, o forzar mi presencia en la reunión no significa nada. Yo trabajo todos los días para mejorar la situación de los trabajadores y converso con todos los sectores sociales”, aseguró Scioli acerca de la invitación que le cursaron los dirigentes gremiales. Así, casi dio por tierra con la posibilidad de participar en el encuentro opositor de forma elegante, a su estilo, sin poner en claro una decisión. A diferencia del gobierno nacional, Scioli mantiene buenos vínculos con Moyano con quien se encontró en la última semana del 2013.

El que tampoco está seguro de asistir al convite sindical opositor es el gobernador De la Sota. A pesar de que su intención va siempre de la mano de lo que realice Moyano, los problemas políticos y sociales en su provincia lo tienen atado a su tierra. Con el camionero, De la Sota mantiene un alto nivel de acuerdo sellado en las reuniones que mantuvieron antes de las elecciones. Fue el 1º de mayo del año pasado que el cordobés recibió al gremialista junto a Francisco de Narváez y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna. Pero con la tensión con la policía provincial que existe en Córdoba son casi nulas las posibilidades de que asista al cónclave marplatense.

Moyano y Barrionuevo se aprestan a repetir el asado que realizaron la semana pasada con la ampliación a la Mesa de Enlace y se quedarán sin las figuras políticas del justicialismo con las que imaginaban su vuelta al centro de la escena con la convocatoria. “Es un error que los que pretenden ser candidatos a presidente concurran a rendirles cuentas a los que vienen de perder en sus distritos. Es una foto que repudiará al día siguiente toda la clase media”, destacaban anoche algunos legisladores massistas que le insistían al ex intendente de Tigre sobre la inconveniencia de presenciar el encuentro. El diputado envió a sus colaboradores para que sondeen a Moyano y Barrionuevo para que les anticipen los temas y el tono en el que se iba a desarrollar el encuentro.

Comentá la nota