Quejas por elección de La Rural para un encuentro de la OIT

Quejas por elección de La Rural para un encuentro de la OIT

Malestar por cumbre contra el trabajo infantil

El distendido escenario de Ginebra en Suiza donde se desarrolla el encuentro de la Organización del Trabajo (OIT) hasta mediados del corriente, tuvo sus picos de fricción criolla trasladada a Suiza, respecto de sindicatos, centrales y Gobierno. En tanto que el punto alto alcanzó la región sudamericana, por la decisión del Gobierno de realizar la Conferencia Mundial contra el Trabajo Infantil en el predio de la Sociedad Rural. Hubo réplica sindical al titular de la cartera laboral Jorge Triaca y una misiva de la Confederación Sindical de las Américas (CSI). El ángulo crítico versó en cuanto a que el sector agropecuario es el que registra el mayor nivel de trabajo de niños.

Según rubricó la CSI, la Sociedad Rural “no resulta adecuada en razón de ser la actividad en ese sector, a nivel mundial, donde más se detecta trabajo infantil, informalidad, precarización y trabajo forzoso”, escribió el titular de esa Confederación, Víctor Báez Mosqueira, a Triaca. El tono diplomático de la carta no excluyó la solicitud expresa para que “un evento internacional de esta magnitud y categoría debe evitar caer en cualquier tipo de mensajes que puedan ser interpretados como ofensivos y debe procurar consensos en todos los momentos e instancias. Por tanto, solicitamos respetuosamente se busque un lugar más adecuado”.

Los representantes argentinos, en uso de metáforas, versaron sobre otras formas de considerar el error de llevar adelante el evento de la OIT en ese predio de Palermo, lejos de la diplomacia y más cercanos a la ironía expresa. La cuestión no pasó desapercibida para otros representantes gremiales de naciones vecinas.

Si bien Suiza ofrece un marco de encuentro más distendido, en la primavera europea, para limar asperezas y encontrar algunas variantes a los conflictos que mantienen su vigencia, pese a la extensión temporal, como la paritaria docente, el jefe del Suteba y referente de la CTA Roberto Baradel planteó sus quejas al ministro de Trabajo, donde incluyó un capítulo de destrato, en tanto que el secretario de Políticas Educativas de la CGT Sergio Romero (UDA) reiteró que su denuncia ante la OIT se sustenta en que la “Argentina no puede ni debe convertirse en un país al margen de la ley y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para defender los derechos de los docentes y el respeto por las normativas que el Estado Nacional debería ejercer”.

Coment� la nota