Quién es Juan Corvalán, el "dueño" del puerto, que renunció este miércoles

Quién es Juan Corvalán, el "dueño" del puerto, que renunció este miércoles
El saliente secretario general de SUPA lideraba el gremio junto a varios familiares: su sobrino e hijo están en la comisión directiva; su hija maneja la obra social; y su yerno, apoderado del sindicato.
El secretario general del gremio, Juan Corvalán, anunció este miércoles su renuncia tras una violenta protesta del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA), en la que un motociclista fue arrojado desde el puente Avellaneda.

Sobre la agresión al motociclista, el dirigente -que se desempeñaba al frente del sindicato desde 2005- descartó que quienes arrojaron al vacío al joven, que sufrió heridas graves en la cabeza y en las piernas, hayan sido trabajadores del SUPA, pese a que en las imágenes de televisión se observa a manifestantes de ese sindicato golpeando al conductor.

"No. Eran pibitos que vinieron de la villa, que no tienen ni 15 años. Nosotros fuimos, como estaba planeado, a hacer una protesta para reincorporar a once trabajadores en la empresa, que los tenía en suspenso, prácticamente para el despido. Pero aparecieron infiltrados de la villa", dijo Corvalán.

Agregó que "el muchacho de la moto" que resultó atacado "salió de los edificios de adentro, de los monoblocks" de la villa y admitió que, por eso, la protesta "se les fue de las manos".

"Fue una pelea de ellos, de la villa, que se conocen. Por eso cuando vi toda esta imagen dije: levantemos todo esto, que no es lo que estamos buscando ", argumentó el sindicalista.

Hasta hoy, Corvalán dirigía el gremio acompañado en esa gestión por su sobrino Daniel Arrúa, su hijo Diego, que forman parte de la comisión directiva. En tanto, su hija maneja la obra sindical y su esposo, yerno de Corvalán, es el apoderado del gremio, que se encuentra enrolado en la CGT de Hugo Moyano, pero el líder sindical no le atendería el teléfono desde enero pasado.

El secretario saliente de SUPA contó en alguna oportunidad que "su sueño no era trabajar en el puerto sino jugar al fútbol pero un día su padre, le dijo 'el lunes, empezás en el puerto'" y que eso lo marcó para siembre porque se dio cuenta que "su vida estaba ahí".

Según su relato, su padre trabajó y luchó en el puerto, fue un hombre sufrido, de campo que llegó a Buenos Aires en los años 60 y su primer trabajo fue en una terminal portuaria. Su padre se fue del puerto en la famosa huelga contra Ongania y afines del ´68 y principios del ´69 recién se pudo volver a trabajar. Fue en ese momento, en 1974, que el saliente secretario comenzó a ir con él, tenía 17 años, y trabajaba en una confitería, estaba acostumbrado a decorar tortas”.

Corvalán debutó en el 1986 como delegado. “No tenía 30 años y era una época pesada, no aceptaban a cualquiera, yo entre porque en la empresa donde trabajaba me lo habían pedido. Estuve seis años de delegado", detalló.

Más adelante en su relato, el ex secretario contó que su gestión "agarró la obra social con 10 millones de pesos de deuda, y hoy puedo decir orgulloso que no nos queda ni una sola deuda”.

La protesta de este miércoles había empezado minutos antes de las 7 en el puente Avellaneda, debido a que a once trabajadores portuarios, que pertenecían al sindicato de guincheros y maquinistas de grúas móviles, se afiliaron al SUPA y por eso no se les permitía trabajar, lo que el sindicato de Corvalán calificó como un "virtual despido".

Sin embargo, el Sindicato de Guincheros y Grúas Móviles ratificó en un comunicado que "no hay despidos de trabajadores en la terminal portuaria de Exolgan", denunciaron que los cortes son "de carácter político" y pidieron la "intervención urgente del Ministerio de Trabajo y de la Justicia para aplicar las sanciones correspondientes".

Comentá la nota