La CGT quiere que el bono sea universal y por decreto

La CGT quiere que el bono sea universal y por decreto

La CTA, excluida de la mesa tripartita mantendrá el plan de lucha más allá de lo que negocie la central de Azopardo

La implementación de un bono de $5.000 a pagar en dos cuotas acordada esta tarde por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, con la CGT y las principales Cámaras empresariales del país llevó alivio al Gobierno ante la posibilidad concreta de revertir un paro nacional que por estas horas parecía irreversible. Sin embargo, para la cúpula de la central obrera la pipa de la paz todavía no humea.

La desconfianza seguía reinando esta noche en la CGT. La falta de certezas sobre el alcance del refuerzo salarial tanto para estatales como para privados y, punto primordial, para los jubilados, mantenían agazapada a la dirigencia.

Ni bien terminó la reunión en el sindicato de Sanidad -todo un mensaje dentro del mundo gremial- el anfitrión, Héctor Daer reclamó la publicación de “un decreto universal e imperativo". El otro secretario general, Carlos Acuña, destacó que "lo que hay es un decreto del gobierno", mientras que "la vez pasada (por la negociación de 2016) fue un acta de compromiso que no cumplieron ni el Gobierno ni los empresarios".

El comunicado difundido por el Gobierno tras la reunión establece que “la aplicación del bono se definirá de acuerdo a la situación de cada sector”, un detalle que los empresarios asocian más al “compromiso” que a la “obligación”. La mesa de diálogo tripartito inaugurada hoy tiene mucho por discutir aún.

"Esperemos que mañana tengamos el decreto con la letra chica para analizarlo este jueves en la reunión del Consejo Directivo de la CGT", sostuvo Daer al retirarse la reunión, al tiempo que admitió que la CGT podría reconsiderar la idea de convocar a otro paro nacional si el bono tiene "carácter imperativo y universal".

Excluidos

A la mesa de negociación no fueron invitados el Frente Sindical, que agrupa a gremios opositores comandados por Pablo Moyano, ni la CTA, que adelantó su oposición al acuerdo en ciernes. En diálogo con Crónica HD, el líder de la CTAde los Trabajadores, Hugo Yasky, consideró "Insuficiente" el bono que se anunció para el sector público estimando que por inflación debería ser de $10.000. Al tiempo que la "apertura de discusión para los privados ya está condicionada por los sectores de la producción nacional quienes anticiparon que no podrán pagar paritarias en nivel con la inflación anual"

En cuanto a la posible decisión de la CGT para no convocar al paro resaltó que "el Frente Sindical y los trabajadores de los movimientos sociales venimos expresando que un paro es necesario con urgencia. De allí que seguramente analizaremos definir una medida de fuerza".

En esos términos vislumbró un encuentro a la brevedad con la cúpula del Frente Sindical.

Comentá la nota