ATE quiere ser parte de la negociación docente junto al SUTE

ATE quiere ser parte de la negociación docente junto al SUTE
El gremio que conduce Raquel Blas protagoniza una avanzada que también incluye ser considerado mayoritario en Salud, desplazando a ATSA, y ser parte en la paritaria de municipales.
La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) continúa con su plan de expansión horizontal que le ha hecho tomar un protagonismo central en las medidas de fuerza y discusiones salariales en la Salud, Administración Central, Iscamen, Parque y Bosques, OSEP, ex Cose, Trolebuses y hasta en la Orquesta Filarmónica.

Citando la ley 23.551 de Asociaciones Sindicales -que permite la libre afiliación-, el gremio que encabeza Raquel Blas busca crecer en cada ámbito de la administración pública, sea ésta nacional, provincial o municipal. Y apunta a colocar los directores gremiales de la OSEP (ver aparte). Por lo tanto, choca con los gremios que históricamente han representado en exclusividad a los estatales en cada sector.

ATE prepara el reclamo de un lugar en la discusión paritaria de los docentes, con vistas a obligar al SUTE a compartir espacio. "Con el diez por ciento del total de afiliados de un sector se puede reclamar la intervención como gremio minoritario", afirma Blas, precisamente una maestra de escuela primaria.

La organización que conduce ejecuta desde hace tiempo una campaña de acercamiento de docentes con vistas a alcanzar los 2.100 afiliados necesarios que le permitan esta participación. Apunta a buscar nuevos agremiados entre los 24 mil docentes no afiliados al SUTE. El sindicato docente que dirige Javier Guevara actualmente cuenta con 21 mil afiliados, incluyendo a 6 mil jubilados.

"Siempre es mejor para los trabajadores que en una discusión paritaria haya más de un gremio. Podemos ser nosotros o un sindicato aparte distinto de ATE y SUTE, pero es importante que más de la mitad de los docentes dejen de estar al margen de las discusiones paritarias en las que se define su sueldo", enfatiza Blas. La conducción de ATE negoció en su momento con agrupaciones opositoras a la Lista Celeste de los docentes una desafiliación de maestros al SUTE y su migración a ATE, aunque no hubo acuerdo.

Frente a esta situación, el secretario general Guevara se mostró cauto. "Vamos a esperar para ver si existe o no una presentación concreta (de ATE) para dar a conocer nuestra postura". También agregó que "el pasado miércoles 31 nos reunimos (con el Gobierno) y allí le presentamos nuestras condiciones de incremento presupuestario para la educación del 8% del Producto Bruto Geográfico o del 35% del presupuesto general, como el paso previo para comenzar a discutir la estructura salarial".

Las autoridades oficiales receptaron el pedido aunque sin establecer plazos para una respuesta. "Estamos esperando la vuelta del Gobernador de China para definir si la discusión salarial comenzará en noviembre... o pasará para el año que viene", afirman en la Casa de Gobierno. Confirman así que aún no hay una decisión tomada en torno al inicio de la discusión salarial 2013 antes de que termine 2012, un punto que antes parecía definido.

De hecho, antes de viajar a China, Pérez dejó "encarrilada" la confección del Presupuesto. Se estima que a su regreso lo enviará a la Legislatura y el hecho de que contenga una pauta salarial para el año entrante, implicaría la demora de las negociaciones con los gremios. Tanto el SUTE como ATE y Ampros han reclamado que la pauta de gastos del año entrante contenga definiciones en materia de aumento salarial. Es más, los dos últimos ya han definido que reclamarán un 50% de aumento para el año entrante.

Las metas

Para 2013 ATE plantea convertirse en el gremio mayoritario del personal de apoyo y licenciados de enfermería de la salud pública, relegando a ATSA. "Lo comprueban las planillas oficiales", asegura Blas. ATE afirma que cuenta con 10 mil afiliados de los cuales unos 4.000 se encuentran en la Salud, con los que superaría a los 2.900 de la Sanidad, un gremio que -a su vez- cuenta con otros 4 mil afiliados en el sector privado.

"También nosotros estamos actualizando las planillas de afiliados", hace notar el secretario general Juan Carlos Navarro, cuya organización recibe actualmente una doble embestida. En el sector público el sindicato de Blas intenta "bajarlo" a gremio minoritario, y en el privado enfrenta el intento de desembarco de Ampros sobre los licenciados en enfermería del Hospital Español. "Hay acuerdos firmados en el sector privado con la Federación de la Sanidad y es de ignorante desconocerlos", golpea Navarro apuntando a Ampros.

La expansión de ATE le ha hecho recuperar espacios en la administración central (de donde había sido desplazada por Sitea) y donde creció a costa de UPCN; se ha consolidado en Salud junto a Ampros y empujando a ATSA; ingresó con fuerza en Iscamen, Parques y Bosques, Trolebuses, ex Cose, OSEP y viene creciendo en las comunas a costa de la Federación de Municipales.

En los departamentos también prepara el reclamo de su participación en las paritarias. La avanzada no contempla a los empleados judiciales. El gremio que conduce Carlos Ordóñez tiene 2.800 afiliados sobre 4.300 empleados y desde ATE aclaran que se trata de "una organización hermana con la que luchamos juntos y que tiene un alto nivel de agremiación"

Comentá la nota