“Quieren imponer una paritaria a la baja”

“Quieren imponer una paritaria a la baja”

Con la medida de fuerza, los gremios docentes reclamaron un aumento salarial superior al 19 por ciento decretado por la gobernadora y también exigieron una solución para la emergencia de la infraestructura y los comedores escolares.

Con alto acatamiento, ayer terminó el paro de 48 horas convocado por el Frente de Unidad de los docentes bonaerenses, en rechazo al decreto con el que la gobernadora María Eugenia Vidal cerró unilateralmente la paritaria con un 19 por ciento de aumento salarial. Además del pedido de un mayor incremento de los sueldos, los reclamos por la situación de emergencia tanto en la infraestructura de las escuelas bonaerenses como en los comedores escolares protagonizaron la jornada. “A pesar del hostigamiento y la persecución que están sufriendo algunos docentes por parte de las autoridades de la provincia, el paro fue contundente y demuestra que las medidas de fuerza son decisiones de los docentes y no de los sindicalistas, como pretende hacer creer el Gobierno”, sostuvo Mirta Petrocini, la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), parte del frente sindical. Desde el Ejecutivo provincial minimizaron la medida y llamaron a una nueva reunión para mañana.

LEER MÁSSentada en el Congreso

Durante la primera jornada de la medida de fuerza anunciada la semana pasada, la FEB, el Suteba, la Asociación de Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba) y el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop) se movilizaron desde el Congreso hasta la Casa de la Provincia de Buenos Aires. El gobierno bonaerense buscó relativizar el impacto del paro e informó que “luego de relevar 9838 escuelas a través de 135 inspectores distritales, 1770 inspectores areales y más de 9 mil directores de escuelas, registramos un acatamiento al paro en el día 8 de octubre del 43 por ciento y 86 servicios educativos cerrados”. Ayer, el secretario general de la gobernación encabezada por Vidal, Fabián Perechodnik, dijo no entender la medida de fuerza. “Estamos conversando como venimos haciendo desde principios de año; hubo nueve propuestas superadoras y hay convocada para el jueves una nueva mesa paritaria”, afirmó el funcionario.

“¿Y si prueban con decir la verdad? ¿Con escucharnos y actuar razonablemente para encontrar una solución al tema salarial pero también al problema de infraestructura? Hay más de 500 escuelas sin clases hace más de dos meses”, informó el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, durante una entrevista en la que recordó que el paro se llevó adelante “porque cerraron la paritaria por decreto, aunque ahora digan que no y su reacción haya sido convocarnos después del paro”. Al respecto, consideró que el Ejecutivo provincial “le miente a la sociedad” al decir que los aumentos que impuso al salario docente por decreto acompañan a la inflación. “La gobernadora tiene que entender que no está discutiendo solo con los sindicatos sino con todos los docentes de la provincia. ¿Dicen que buscan el diálogo? ¿Qué diálogo si nos hacen una propuesta, la rechazamos y firman un decreto? Quieren imponer una paritaria a la baja”, cuestionó.

En la misma línea, Petrocini señaló que “hubo funcionarios que recorrieron los medios de comunicación sosteniendo una mentira: que los docentes llevábamos adelante medidas de fuerza en medio de una negociación”. “En primer lugar, la medida de fuerza es el resultado de la falta de diálogo y negociación del Gobierno. Y en segundo lugar, esperaron a que los docentes definieran un paro y convocaron a la paritaria cinco horas después, demostrando que obran de mala fe”, aseveró. Además, la dirigente denunció que “en algunas escuelas, se llevaron adelante auditorías, sacando fotos al registro de firmas para saber qué docentes había decidido hacer paro” y sostuvo que se trató de “una evidente práctica antisindical y una persecución hacia los trabajadores que defienden sus derechos”.

A más de un mes y medio de la última reunión paritaria, el gobierno provincial convocó para mañana a los maestros, quienes expresaron que “si no hay un cambio de rumbo y la gobernadora no escucha los reclamos, se profundizará el plan de lucha”. Desde el frente gremial exigen un aumento de no menos del 30 por ciento más una cláusula de revisión automática para enfrentar la inflación, aunque se espera que la nueva oferta oficial tenga un esquema mensual, con incremento hasta octubre y una renegociación en noviembre.

Coment� la nota