Quilmes: se resolvió el conflicto y habrá servicio de recolección

Tras una reunión en el Ministerio de Trabajo, los trabajadores aceptaron deponer la medida de fuerza que sostenían desde el lunes en Quilmes.
El conflicto que involucra al gremio que lidera Pablo Moyano, la empresa de recolección Covelia y el municipio que gobierna Francisco “Barba” Guitiérrez consiguió un respiro este viernes

Según informó el sitio web del diario El Sol de esa ciudad, luego de una tensa reunión los trabajadores resolvieron acatar la conciliación obligatoria que dictaminó el ministerio y levantar la huelga.

Los quilmeños sufrieron durante toda la semana el paro, que dejó a la ciudad sumida en su propia basura. Paralelamente, los manifestantes mantenían un campamento frente a la sede municipal. Ambas medidas quedaron sin efecto este mediodía y la situación comenzaba a normalizarse.

La disputa, no obstante, sigue latente. Marcelo Aparicio, secretario gremial del sindicato de Camioneros, dijo tras el encuentro de hoy que volverán a negociar, pero advirtió que, en caso de no encontrar una respuesta satisfactoria a sus reclamos, retomarán la protesta. Señaló, además, que pidieron una nueva audiencia con el ministerio el próximo viernes.

El conflicto comenzó hace tres meses, cuando la comuna recordó que la concesión de la recolección de basura que tenía Covelia –una empresa ligada al clan Moyano– estaba próxima a vencer, y sugirió que veía con buenos ojos municipalizar el servicio.

Esa posibilidad puso en alerta al sindicato, que manifestó su preocupación por la continuidad de los puestos de trabajo. Fue entonces que comenzaron con medidas de fuerza y, tras una primera huelga, consiguieron que el Concejo Deliberante habilitara la prolongación del contrato por un período de negociación.

Covelia fue la única empresa en presentarse a la nueva licitación, pero la oferta que hizo tiene un costo superior al que el Ejecutivo local está dispuesto a pagar.

En medio de esos desencuentros, Camioneros amenazó ayer con “nacionalizar” las protestas si no llegaban a una solución.

Algunas interpretaciones señalan que el altercado tiene como telón de fondo la guerra interna de la CGT. Es que Gutiérrez es dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica, que impulsa a Antonio Caló como candidato a secretario general de la central por el sector que rechaza la conducción de Hugo Moyano.

Comentá la nota