"No me quita el sueño ser el titular de la CGT"

El flamante titular del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Ricardo Pignanelli, aseguró no tener "ninguna ambición" por cargos, y dijo que "ni me quita el sueño ser secretario general de la CGT", al tiempo que consideró un error "haberle puesto nombre y apellido" a la central obrera
El flamante titular del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), Ricardo Pignanelli, aseguró no tener "ninguna ambición" por cargos, y dijo que "ni me quita el sueño ser secretario general de la CGT", al tiempo que consideró un error "haberle puesto nombre y apellido" a la central obrera.

En declaraciones a Télam, Pignanelli -quién recientemente asumió la titularidad de SMATA- indicó que "puedo colaborar mucho dentro de la CGT como lo venimos haciendo, especialmente en los últimos tres años, porque antiguamente José Rodríguez, por su salud, estuvo alejado de la central obrera".

Agregó que "con la muerte de Rodríguez y la asunción de Mario Manrique, SMATA trabajó fuertemente en el seno de la CGT y sabemos que tenemos que seguir trabajando así".

"No hay ninguna ambición de ser el secretario general de la CGT. Al contrario, creo que hay muchos compañeros capaces de llevar adelante la responsabilidad de conducir la central obrera", subrayó.

Pignanelli indicó además que "el error más grande que se cometió es haberle puesto nombre y apellido a la CGT, cuando lo que tenemos que poner son objetivos y los objetivos claros nos van a llevar a la unidad del movimiento obrero".

"La unidad del movimiento obrero es fundamental, más en los tiempos que estamos atravesando, porque debemos proteger este modelo que a los trabajadores nos trajo empleo y donde pudimos incluir a un montón de compañeros que habían quedado sin trabajo", explicó.

En ese sentido puntualizó que "las realidades más claras son las que te marcan con números que en el 2003 teníamos 25.000 afiliados y hoy tenemos casi 100.000. Eso quiere decir que creció el trabajo, que creció la producción".

Al insistir en "la unidad del movimiento obrero", Pignanelli hizo hincapié en que "tenemos materias pendientes con los trabajadores como son conversaciones con el gobierno nacional, para tratar de solucionar algunos problemas que tenemos".

En ese sentido explicó que "los problemas son claritos: son el Impuesto a las Ganancias, las asignaciones familiares, las obras sociales y el acceso a la vivienda".

"Por esa razón insisto en la unidad del movimiento obrero, porque no conozco ninguna solución que no provenga de la mesa de negociación y del diálogo. Lo peor que podemos hacer es no ir a la mesa de negociaciones, porque tarde o temprano lo tenemos que hacer", subrayó.

Consultado sobre si hoy no existe diálogo entre la CGT y el gobierno, Pignanelli respondió que "es cierto. Lo reconoce el mismo secretario general de la CGT, Hugo Moyano".

"Lo tienen que entender un montón de compañeros; dialogar no es ponerse a la sombra del poder, es defender las fuentes de laborales de nuestros trabajadores, porque nuestra industria es la primera en caerse y la última en levantarse y tenemos la responsabilidad de 100.000 trabajadores y sus familias", aseveró.

Acerca de qué implica el cambio de secretario gremial a titular del SMATA, Pignanelli sostuvo que "hay mayor responsabilidad con la organización y con los afiliados", y sostuvo que "en sí, lo que cambia, es que voy a tener más trabajo".

Sobre el estado de la industria automotriz, el sindicalista destacó que "está bien, con problemas coyunturales porque todos sabemos que por ahí se cambiaron los métodos de importación de autopartes y las empresas no estaban preparadas para este ordenamiento que está haciendo el Gobierno".

"Las automotrices sufren a veces que el material importado llega justo un día antes del montaje del automóvil, y nosotros a pedido de Industria y Comercio estamos ayudando y vigilando que no se paren las empresas ", añadió.

Con respecto a si hay retracción de las ventas de automotores, Pignanelli señaló que "no, porque la producción y las ventas no se han parado", aunque admitió que hubo "un solo lugar (Fiat) donde realizaron un licenciamiento, pero a raíz del adelanto de un cambio de modelo que iba salir en junio y salió en marzo".

Finalmente y al hacer referencia a si la producción automotriz de 2012 será mayor que la del año pasado, el titular de SMATA dijo que "según los datos que tenemos de las empresas en diciembre, se proyecta un crecimiento de la industria automotriz en un cuatro por ciento, lo que nos da una producción de 900.000 unidades".

Comentá la nota