RACISMO SALARIAL

RACISMO SALARIAL
Carlos Laciar, secretario general del SITRAPP, afirmó que pese al aumento anunciado el viernes pasado por el ministro de Gobierno, Claudio Saúl, la realidad es que el incremento está alejado del salario que necesita un trabajador para vivir dignamente. “Hoy un trabajador necesita como mínimo entre cinco y seis mil pesos para vivir, y con este aumento recién asciende su sueldo a los 4.500 pesos”, afirmó sobre las necesidades de un aumento mayor.
Recordó que este aumento acrecenta el porcentaje de sueldo que se paga en negro, el cual rondaría ahora el tercio del salario. Sin embargo aclaró que existe un compromiso del Gobierno Provincial de entablar diálogo para mejorar las cifras en blanco y las asignaciones familiares. Estas últimas están entre los numerosos ítems del salario que se encuentran sumamente desactualizadas con los incrementos en los precios o con los montos de otras provincias, cobrándose hoy por hijo solamente 60 pesos, mientras en Buenos Aires la asignación sería de 300 pesos.

Ante el anuncio del Gobierno Provincial de que a mediados de años se otorgará un aumento similar, Laciar reconoció que mientras el aumento a fin de año haya recompuesto el salario de los trabajadores ampliando el valor de su renta real y otorgándoles una verdadera capacidad de consumo, no importa si se da en una, dos o hasta tres cuotas, no obstante continuó manifestando que “lo que hace ruido es que sea en negro”.

A pesar de haber estado en diálogo con el ministro de Gobierno pocos días antes del anuncio del aumento, el gremialista negó tener conocimiento de la medida que esta por tomarse. Sostuvo que quienes participaron en la reunión sólo le acercaron a los representantes del ejecutivo Provincial las demandas de sus sectores, pero que nunca se les informó la posibilidad de un aumento, y mucho menos detalles del mismo. “Para nosotros fue sorpresivo el anuncio, pero debe haber sido la premura de darle una respuesta a los trabajadores”, concluyó.

Comentá la nota