CGT Rafaela confirmó que paritarias arrancarán con piso del 30 por ciento

CGT Rafaela confirmó que paritarias arrancarán con piso del 30 por ciento
Con el fin de tratar una amplia agenda de temas inherentes a lo laboral y sindical, LA OPINION dialogó ayer en una extensa entrevista con Roberto Oesquer, titular del gremio de los metalúrgicos (UOM) en Rafaela y secretario general a nivel local de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Entre los temas que fuimos consultando a Oesquer, no quedó afuera de la conversación la inflación y su relación con las próximas paritarias de 2014, lo sucedido en 2013 y la conflictividad laboral local; y en una mirada más panorámica lo que se observa a nivel nacional con la reunificación de la CGT “opositora” o Azopardo, conducida por el camionero Hugo Moyano y la CGT “Azul y Blanco” dirigida a su vez por el líder gastronómico Luis Barrionuevo.

Otro de los temas conversados fueron la inédita atomización del movimiento obrero argentino que hasta hace un par de días contaba con 5 centrales de trabajadores: tres CGT y dos CTA (Central de Trabajadores de la Argentina), esta última liderada por dos facciones, la de Pablo Micheli y la de Hugo Yasky.

En cuanto a la CGT, la "Azul y Blanco" es una central paralela a la CGT histórica, fundada en 2008 por Barrionuevo como consecuencia de la fractura de esta última. La segunda CGT “opositora” es la que conduce Hugo Moyano en el histórico edificio de calle Azopardo y que se mantuvo luego de una tercera fractura, en la cual el metalúrgico Antonio Caló fuera elegido para conducir la CGT “oficialista” o Balcarce, cuyo nombre se debe a su afinidad con el Gobierno Nacional.

CIERRE 2013

Haciendo un repaso sobre el cierre del 2013 y la conflictividad laboral, Oesquer estimó que “el conflicto más importante fue el que nos afectó (por la UOM) en la firma Giuliani. Por suerte terminó bien, ya que Giuliani está abierta, la gente que está trabajando está con los salarios al día, y quienes firmaron acuerdos los están percibiendo en tiempo y forma. El resto se reincorporó al mercado laboral local”, afirmó.

No obstante no se olvidó mencionar en la charla, lo sucedido con los empleados del Correo Argentino y de la radio LT 28 en el año pasado, y que “pudieron haber ocurrido reclamos individuales, pero creo que en el contexto en que se fueron desarrollando, en los más de 20 gremios que participan de la CGT no hubo problemas colectivos serios como el de Giuliani”, puntualizó.

INFLACION Y

PARITARIAS

“Lo que más nos preocupa como gremios -continuó Oesquer- es la aceleración del proceso inflacionario”, sostuvo.

El dirigente cegetista afirmó que la inflación los afectó mucho ya que los pisos salariales quedaron muy bajos, y sobre las paritarias anticipó que “van a ser paritarias difíciles porque el nivel de actividad no es el mismo de hace años atrás y el nivel inflacionario es mucho más. Esta situación es complicada por que hay que pelear para no quedar abajo de la inflación, pero también se debe entender el (menor) nivel de actividad que tiene el sector privado”, explicó. A colación explicó que el nivel de actividad no es el mismo, aún dentro de un mismo gremio. Por ejemplo, dentro de los metalúrgicos, varía la actividad en los rubros siderúrgicos, de autopartes y metalmecánico.

Hablando de porcentajes en las futuras paritarias, Oesquer opinó que, “si hoy se tiene un básico de referencia de $ 5 mil (como el de la UOM), es muy bajo y a la gente no le alcanza esa plata”.

“Yo creo -adelantó- que considerando la inflación (la paritaria) arrancará en el rango del 30 por ciento. Y los productos de consumo masivo aumentaron entre 40 y 50 por ciento. Quienes ganan los básicos, lo primero que hacen es adquirir los productos para su subsistencia y para su familia, y esos productos aumentaron más del 30 por ciento, esa es otra desventaja”, consideró.

En cuanto a la duración de las paritarias, Oesquer dijo: “en nuestro sector, la paritaria dura entre 60 y 90 días y se vence en marzo. Sin embargo siempre se estuvo arreglando recién en Mayo o Junio. Después se cobra el retroactivo pero es una discusión difícil”, dijo; agregando no estar de acuerdo con la idea que circuló a nivel nacional de hacer cuatro o cinco paritarias por año: “No se puede estar corriendo siempre atrás de la inflación porque llegás siempre tarde”, expresó. “La gente quiere cierta estabilidad y como mínimo no quedar atrás de la inflación, que es lo que pasó el año pasado. Tiene que haber una inflación mucho más controlada (…) inflación y nivel de actividad serán los dos ejes de las discusiones”, cerró.

ACTUALIDAD

LABORAL

En el transcurso de la nota, Oesquer señaló que, “estamos en una meseta porque no se están creando demasiadas fuentes de trabajo nuevas, como sí pasó en años anteriores”; y acotó, “no deja de ser importante el nivel que hay de actividad en la ciudad, que la gente que está preparada con alguna experiencia se puede reinsertar en distintas tareas”.

Agregó: “No diría que estamos en un nivel de actividad malo pero si estable. No estamos creciendo como en los últimos años y tampoco veo avalanchas de reclamos por estar sin trabajo”.

Respecto de las últimas semanas con la subida del dólar oficial, Oesquer opinó que, “los exportadores se quejaban siempre por el bajo valor del dólar, y ahora la devaluación (del peso) se aceleró. Ahora se está en un ritmo del 35 al 40 por ciento al año y de alguna manera van a tener una mejora. Pero hay que analizarlo en el contexto global del gasto interno, cuánto cuesta producir ese producto. Creo que lo que hay que erradicar es la cultura inflacionaria”, señaló.

OBRAS SOCIALES

“Inflación y sueldos bajos es una cadena de perjuicios. Las obras sociales reciben el 8 por ciento de un sueldo básico, que en nuestro caso serían $ 400. Una prepaga cuesta muchísimo dinero más, entonces ¿cómo hace la obra social para mantener la calidad del servicio?”.

Explicó que la UOM con su centro propio puede ir piloteando la situación, incluso con las internaciones, pero “es inviable también y si no se mejoran los salarios, una cosa va a arrastrar a la otra”. Mencionó además, que recién ahora después de 19 años, por decisión presidencial, las ART deberán hacerse cargo de las hernias inguinales, las de disco y las de várices de los trabajadores, que antes pagaban las obras sociales; celebrando la decisión ya que son “consecuencia del trabajo”, dijo.

PANORAMA

NACIONAL

Respecto a la atomización de centrales obreras en Argentina, con cinco organizaciones en actividad, Oesquer opinó que, “A ellos les llama la atención que en algunos lugares se pueda funcionar ordenadamente y que haya una sola CGT como pasa acá en Rafaela”. Y agregó: “indudablemente que a ese nivel hay muchos intereses en juego y cada cual sabrá porqué está en ese lugar. Creo que no es bueno que haya tanta dispersión y lo lógico sería que haya una unidad. Ojalá algún día se pueda dar”.

Cerró el dirigente de la CGT Rafaela valorizando que en Rafaela se trabaja de manera unida y mancomunada, con presencia de gremios de la CTA (como ATE) dentro de la misma CGT, y hasta con dirigentes gremiales radicales.

Comentá la nota