Raquel Blas desmiente agresiones en la maratón

Raquel Blas desmiente agresiones en la maratón

ATE salió a desmentir las agresiones durante la Ultra Maratón Aconcagua que tuvo que ser interrumpida el último sábado. La cúpula gremial que maneja Raquel Blas culpó a la administración de Francisco Pérez por los incumplimientos en paritarias “de vieja data”.

En un documento dado a conocer el día de hoy aseguraron que las autoridades conocían que se realizarían las asambleas. Aquí el texto completo:

Derecho a réplica: Maratón Aconcagua

En nombre y representación de ATE – CDP – Mendoza y ante publicaciones por el medio difundidas, le solicito tenga a bien, en el marco del derecho constitucional a réplica publicar lo siguiente:

El Gobierno provincial, sea a través de la figura de un ministro, de un director o de un miembro paritario tiene la obligación de cumplir, en el marco de la buena fe negocial con las leyes vigentes, entre ellas los acuerdos paritarios.

El cuerpo provincial de Guardaparques sufre de incumplimientos de larga data. A modo de ejemplo: durante el primer semestre de este año, se debía resolver sobre la base de cálculo de la antigüedad (nunca fueron a las audiencias citadas en la subsecretaría); hay demoras serias en la entrega de la ropa de trabajo; están usando al cuerpo de Guardaparques como botín partidario, haciendo ingresar gente por la ventana que ni siquiera tiene la capacitación requerida (se ha solicitado la realización de concursos o selección interna transparente para los ingresos); no se les paga en tiempo y forma la zona a los trabajadores; al inicio de la temporada no existía protocolo de actuación ante una caso de ébola (siendo que ingresa mucho turismo internacional); etc.

A la última audiencia, el Poder Ejecutivo no llevó ninguna respuesta, sólo un incompleto protocolo de emergencia.

El Gobierno sabía con mucha anticipación de las acciones de asamblea permanente comunicadas por la entidad sindical.

Negamos que se hayan producido agresiones hacia los maratonistas. Lejos de esto, resultó incomprensible la decisión de los organizadores de  suspender el evento. La asamblea se realizaba en un puente, pero existían varias opciones: cambiar el recorrido, indicarle a los maratonistas antes de salir que llevaran calzado de repuesto por si cruzaban por el río, poner a disposición de los maratonistas camionetas o mulas para realizar el cruce del río (que traía muy poco caudal de agua). Fue tal el desastre organizativo que aún suspendida la maratón,  la gran mayoría desconoció la decisión de los organizadores y continuó el trayecto cruzando por el río. Es real que algunos se mostraban molestos, pero una importante cantidad pasaba aplaudiendo a los guardaparques, llegando incluso algunos a volverse en solidaridad con el reclamo.

Algunas preguntas formularemos en la Fiscalía de Estado: ¿Cumplieron las empresas privadas con el pago de impuestos que debían realizar por el uso del Parque Aconcagua para un evento privado? ¿Contaban con los seguros y las provisiones técnicas para el evento por el cual cobraron? ¿Qué responsabilidad le cabe a los funcionarios del Poder Ejecutivo por los permanentes incumplimientos de los acuerdos paritarios? ¿Por qué el director de recursos naturales de la provincia permaneció todo el día en el parque provincial escondido sin dar la cara ante el conflicto?

Los trabajadores Guardaparques y los maratonistas son en todo caso unas de las tantas víctimas de la desidia del Gobierno de Mendoza.

Raquel Blas. Secretaria general de ATE.

Comentá la nota