Ratifican otro paro y todos los descuentos

Al fracasar la audiencia en Trabajo, la UEPC decretó para mañana una nueva huelga. Sereno no decretó ilegal la medida.
El conflicto docente volvió a tensionarse ayer al máximo, luego de que fracasara una nueva audiencia de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) con funcionarios de segunda línea del Gobierno en la Secretaría de Trabajo.

La conducción, que encabeza Juan Monserrat, se retiró ayer al mediodía de la audiencia y ofuscada, declaró un paro de 24 horas para mañana, sin asistencia a los lugares de trabajo y con movilización. La nueva huelga –la octava en lo que va del año– alcanzará a docentes oficiales y privados. Los dirigentes entendieron que el Gobierno violó el marco de la conciliación al tomar acciones unilaterales.

Carlos Masseira, director de Personal y Carlos Sánchez, subsecretario de Educación, firmaron al mediodía un acta unilateral en la que proponen descontar los tres días de paro de agosto y setiembre, cuando finalice la conciliación, en cuatro cuotas. Oscar Ruibal, de la conducción de la UEPC, refutó que esos días que ya están cargados para ser descontados.

Ricardo Sosa, secretario general de la Gobernación, en declaraciones a La Voz del Interior, tildó de "irresponsable" a la conducción de la UEPC y disparó munición gruesa: "Están violando flagrantemente la conciliación y le vamos a descontar hasta el último día de paro; no vamos a financiar a gente que le causa problemas a la alumnos y la familias, sobre todo de sectores de menores recursos" que van a la escuela pública. Tres días de paro descontados de una sola vez pueden llegar a significar 500 pesos o más, según los casos y, tal como quedaron anoche las cosas, serán debitados con el salario de octubre.

El Gobierno emitió un comunicado donde "lamenta la actitud irresponsable e intempestiva de la conducción de la UEPC que en forma unilateral interrumpió el diálogo y abandonó la sede de la secretaría de Trabajo".

El Gobierno volvió a dejar en manos del secretario de Trabajo, Omar Sereno, el conflicto y le pidió que "arbitre las medidas que juzgue pertinente a los fines de hacer efectivo el cumplimiento de la ley". Esto podría interpretarse como un pedido implícito de que declare ilegal la medida.

Anoche, Sereno volvió a convocar a los dirigentes y, según Ruibal, sólo los interiorizó del acta firmada por los funcionarios, pero no les comunicó que fuera a declarar ilegal las nuevas medidas dispuestas.

Ayer hubo alto acatamiento al paro y hoy habrá asambleas de dos horas por turno en colegios públicos y privados. El jueves, la UEPC convocó a asambleas departamentales y el viernes, a asamblea provincial.

En el Gobierno reinaba anoche un clima de malestar por la decisión de la UEPC y ese mismo estado de ánimo también alcanzaba a los dirigentes del gremio docente, que interpretan que los funcionarios no respetan el marco de la conciliación. En el medio, los alumnos y padres siguen padeciendo el conflicto.

Comentá la nota