La CGT ratificó que no admite rebajas y que el salario mínimo debe ser de $2.600

Julio Piumato anticipó que algunos hombres de negocios deberían ponerse “colorados” antes de criticar el pedido de la CGT y la CTA. Los empresarios están a la expectativa y trabajando por una resistencia en bloque en la previa de la reunión del consejo.
Con optimismo desde las centrales obreras, tensa calma empresarial y un análisis silencioso del Gobierno, la previa del Consejo del Salario ya apunta a la segunda quincena de este mes.

Este diario anticipó la semana pasada que la convocatoria no sería antes de las elecciones primarias y el dato se verificó. “Salvo que algún empresario nos diga cómo hace para vivir con $83,50 por día, el monto de $2.600 no se modifica”, expresó el dirigente cegetista Julio Piumato a BAE..

La central obrera en una inédita coincidencia con la CTA de Hugo Yasky fijó el valor requerido hace veinte días y la reacción empresarial fue tajante: “impensado”. Así lo definió a este diario el titular de la Cámara Argentina de Comercio, Carlos De la Vega, y su parecer es el de otros colegas del mismo universo.

“No se corresponde con la realidad económica, en especial de las pequeñas empresas y las regiones del nordeste y noroeste del país”, señaló el miembro del comité ejecutivo de la Unión Industrial Daniel Funes de Rioja. A todo esto, desde el Ministerio de Trabajo las consideraciones públicas quedaron la semana pasada en un marco “protocolar” y silencio por estas horas.

Otras fuentes del Gobierno le confiaron a este diario que el reclamo de la CGT-CTA, hizo que el bloque empresarial se uniera en resistencia y se evitarían así las funciones de mediación que desarrollaron funcionarios nacionales en otros años. Incluso ante empresarios enfrentados por cuestiones de “interna propia”.

POSICIONES. Piumato dijo anoche que el porcentaje del 41% no es antojadizo sino “razonable” y agregó: “Esperamos la convocatoria para discutirlo. Pero con lo que ganaron los empresarios en los últimos años tendrían que ponerse colorados para negar esto”. En una referencia a la historia reciente el dirigente judicial recordó que “no hay que olvidar que se cumplen diez años desde que Patricia Bullrich y Domingo Cavallo crearon este esquema siniestro de las escalas salariales”.

El representante de los canillitas e integrante de la CGT Omar Plaini coincidió en el análisis de Piumato y destacó la unidad con la CTA, tanto para el salario mínimo como para el reclamo que ambas centrales le plantearán, a corto plazo, al Gobierno y empresarios, sobre mínimo no imponible y aumento de la asignación universal por hijo (AUH) entre otros temas.

“Reconforta coincidir con la CTA. Lo mejor que nos puede pasar es la unidad de acción.” Con respecto a la resistencia del sector empresarial Plaini fue optimista: “Ellos arrancan remisos siempre, pero después se acercarán las posiciones”.

ANÁLISIS. Desde la CAC, Carlos De la Vega le dijo a este medio que su sector y otras cámaras de empresarios siguen analizando el tema. “La intención es lograr una postura que intentaremos que sea mayoritaria”, y acotó: “Que la CGT-CTA plantearan una exigencia tan alta y con tanta anticipación determinó nuestro análisis. Es impensable que se pueda otorgar un aumento del 41%; nos parece que más que un reclamo gremial, fue un posicionamiento político”.

Por su parte, Funes de Rioja recordó que esta convocatoria es anual y que “la coincidencia con períodos electorales y especulaciones políticas, corre por cuenta de cada uno. En lo particular, considero que no debería utilizarse políticamente.

Caso contrario se lo convertiría más en un dato político que en el indicador socioeconómico que es”. En tanto, la mirada del Gobierno se resume en algunos conceptos económicos: “Este año las actividades que alimentan el consumo interno en forma decisiva han tenido ingresos importantes”, señaló una fuente del Ejecutivo.

“Ese mercado interno es señal de que la Argentina brinda hoy ganancias relevantes a muchos empresarios, quienes no deberían tener problemas en pagar los salarios o llegar a acuerdos.”

Comentá la nota