La UTA ratificó el paro en larga distancia y se profundiza la crisis

La UTA ratificó el paro en larga distancia y se profundiza la crisis
Los choferes de ómnibus ratificaron la huelga general en demanda de un aumento salarial del 23 por ciento retroactivo a enero, la plena estabilidad laboral y el cese de la precarización.

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) ratificó anoche el paro nacional por tiempo indeterminado en el servicio de colectivos de larga distancia, luego de que fracasaran las negociaciones del Gobierno con los empresarios del transporte para destrabar el conflicto, que ya afectó a 80.000 pasajeros.

El secretario general de UTA, Roberto Fernández, aseguró que los ómnibus de larga distancia no saldrán hasta tanto haya una solución fondo. Reiteró, además, la necesidad de una nueva reunión en el ministerio de Trabajo y estimó que para resolver el problema "a lo mejor" desde el Gobierno "tendrán que poner un subsidio, porque hay muchos costos".

En tanto, el vicepresidente de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi), Fernando Browlin, expresó "preocupación" por la prolongación del conflicto. "En cuatro meses de negociaciones paritarias hemos asistido a 20 reuniones y la situación de los trabajadores no se resuelve", dijo.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo volvió a criticar la "intransigencia" tanto de los delegados de la UTA como de los representantes de las cámaras empresarias, al recordar que ayer hizo una "propuesta conciliatoria que ambas partes han rechazado".

En este marco, fuentes del Ministerio de Trabajo confirmaron que el titular de esa cartera, Carlos Tomada, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y los representantes de las empresas del sector se reunieron para intentar destrabar el conflicto.

Según informaron desde la cartera, los empresarios se fueron de la reunión con una "propuesta concreta" y quedaron en responder. Sin embargo, Mario Verdaguer, de la Cámara Empresaria dijo que el encuentro fue un "fracaso".

Aunque reconoció que hubo propuestas, Verdaguer afirmó: "Hemos hecho todos los esfuerzos, pero necesitamos 70 millones de pesos por mes para hacer frente a los salarios caídos de enero a la fecha y a un posible aumento del 23 por ciento". Mientras, desde la UTA amenazan con no llevar a los planteles profesionales de fútbol a sus respectivos partidos. Los planteles de Primera División tienen capacidad económica para buscar otras alternativas para viajar a los estadios, siempre y cuando no dependan de los micros para hacer trayectos largos. En cambio, los clubes del ascenso son los que más podrían sufrir el paro.

Tucumán

Tal como sucedió en todas las terminales, la de la provincia de Tucumán presentaba total desolación en el sector destinado para el transporte de larga distancia, mientras en las boleterías se sucedían las consultas. Algunos desprevenidos esperaron en vano los ónmibus, que no ingresaron ni salieron de la estación. Debido a la incertidumbre por el conflicto, no se vendieron pasajes para los servicios programados, aunque se expendieron boletos con fechas abiertas, es decir sin especificación de día ni horario.

Comentá la nota