Razones ocultas del sorpresivo paro docente

La conducción de la UEPC lanzó un paro para el jueves al día siguiente de sufrir una dura derrota interna en las elecciones para renovar la Junta de Clasificaciones. Luis Kempa.
La decisión del gremio docente (UEPC) de lanzar un paro de 24 horas para el próximo jueves, para acompañar la presentación de una acción de inconstitucionalidad contra la reforma jubilatoria, causó sorpresa dentro del propio arco
sindical.

Es que la semana pasada, la dirigencia estatal había acordado resolver, en una 
reunión convocada para hoy, la modalidad de la movilización para llevar ante el Tribunal Superior de Justicia el recurso contra la ley que modifica el sistema previsional.

La UEPC –el gremio estatal con más afiliados– fue la única que no hizo paro la
semana pasada cuando se realizó el multitudinario acto frente al Centro Cívico contra los cambios jubilatorios. El sindicato que conduce el kirchnerista Juan Monserrat comunicó la huelga el viernes a través de un escueto comunicado.

Pero no dijo ni una palabra del duro revés electoral que tuvo el jueves pasado en las elecciones para renovar la Junta de Clasificación y Disciplina del nivel medio, especial y superior, organismo que también integra el Ejecutivo.

La Junta es un organismo clave, ya que maneja las designaciones docentes. En los comicios realizados el jueves pasado, en los que por primera vez fueron habilitados a participar docentes no afiliados, el oficialismo fue derrotado en forma contundente en Capital, donde, según 
datos provisorios, quedó 
tercero.

En el principal distrito, se impuso por amplio margen la lista Pluricolor, conformada por agrupaciones de izquierda, juecistas, radicales e independientes. El oficialismo también habría perdido en Punilla y Río Segundo, entre otros departamentos.

Aunque desde la oposición respaldan la huelga, también interpretan, como otros sectores sindicales, que fue una jugada para fortalecerse ante la derrota interna.

El paro fue decretado por el plenario de secretarios generales y la junta ejecutiva que conduce Monserrat, pero no hubo previamente asambleas de delegados escolares.

El miércoles pasado, cuando se estaba por realizar la movilización, el titular de Capital de la UEPC, Mario Sosa, fue interpelado por la oposición frente a la sede gremial y prometió asambleas para esta semana, pero no habló de paro, aseguran referentes opositores.

El propio Monserrat habría comunicado el viernes al titular del SEP, José Pihen, su decisión de impulsar un paro, ya que en principio la modalidad de la movilización del jueves se trataría hoy.

La asamblea de delegados de Luz y Fuerza de Córdoba, uno de los gremios más opositores al Gobierno, resolvió la semana pasada ir al Palacio de Justicia con los cuerpos orgánicos, según dijo el vocero del sindicato, Dante Maldonado.

Más allá de que el paro lanzado sea compartido por la mayoría de los docentes, es muy probable que si el oficialismo no hubiera sufrido un duro revés electoral, la historia hubiese sido otra.

En la pelea de los gremios con el Gobierno, el gran interrogante que se plantea es cuál será la estrategia de los gremios estatales el día después de la presentación de la acción de inconstitucionalidad en el Palacio de Justicia.

Comentá la nota