Reanudan las negociaciones por la línea B

Reanudan las negociaciones por la línea B
Los metrodelegados vuelven a reunirse hoy a las 11 con la empresa Metrovías y funcionarios porteños. El servicio sólo llega hasta Los Incas.

La línea B del subte continúa operando con un servicio reducido entre Alem y Los Incas, sin pasar por las últimas dos estaciones, Echeverría y Rosas, inauguradas la semana pasada por el gobierno porteño, debido al conflicto que mantienen los trabajadores con la empresa en reclamo de medidas de seguridad operativa en esas terminales.

Las dos reuniones que esta semana mantuvo la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) con la empresa Metrovías y funcionarios de la Ciudad, fracasaron, precisamente por la falta de acuerdo sobre la solución a problemas estructurales y de comunicación, y desde ninguno de los sectores se animaban a vaticinar qué ocurrirá en el encuentro agendado para hoy a las 11.

"Nosotros concurriremos con la mejor voluntad y disposición para avanzar", señaló Enrique Rositto, secretario de prensa de la AGTSyP. "La empresa dice que va a resolver el sistema de comunicación pero quiere que empecemos a operar hasta Rosas. Nosotros queremos primero el sistema, probar que es seguro. Lo quieren resolver con celulares, pero eso no sirve. El viernes estábamos en Echeverría con dos aparatos y ninguno tenía señal", apuntó.

Según los sindicalistas, Metrovías reconoció "de palabra" el compromiso de armar una comisión mixta para estudiar los problemas de filtraciones y de instalación de bombas de desagote. "Que arranquen con la comisión, y cuando esté seguro, vamos. Porque no se trata de mejoras mínimas, sino de cuestiones muy serias", dijo Rositto, y recordó que el 2 de abril murió un trabajador por un error en la comunicación. "Se había inundado Los Incas y el compañero bajó, le dijeron que estaba el corte de corriente, pero no se había hecho. No nos podemos exponer a un problema como ese", señaló. El sistema que reclaman, que llaman "tierra-tren", comunica todas las formaciones con los andenes y el centro de comando y además registra todas las maniobras y órdenes anunciadas, cumpliendo la función de caja negra. Las antenas que lo interconectan no fueron instaladas en las estaciones nuevas.

Según dijeron a este diario, los trabajadores mantendrán la posición de no operar en las nuevas estaciones hasta que no se atienda su reclamo. Por su parte, la empresa había dispuesto de personal jerárquico para conducir los trenes en el tramo final, pero suspendió esa medida el miércoles al mediodía, porque, dijeron, "demanda una dinámica operativa compleja de implementar y que no resulta posible sostener de manera permanente". Además, calificó de "injustificada" la medida adoptada por los metrodelegados y afirmó que las estaciones se encuentran "en condiciones". «

Comentá la nota