Se reanudan las negociaciones por el salario de guardavidas

Desde la cartera laboral apuntan a lograr un acuerdo definitivo que garantice el fin del conflicto entre los bañeros y los empresarios.
El ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires convocó para hoy a las 14 a una nueva audiencia con los empresarios de la Cámara de Balnearios Restaurantes y Afines de Mar del Plata y los dos sindicatos que representan a los guardavidas. La cartera pretende que en el encuentro, que se realizará en la delegación de Luro y España, "se cierre definitivamente un acuerdo que garantice el fin del conflicto entre las partes".

Como en la reunión del lunes pasado, participarán del encuentro el ministro Oscar Cuartango, representantes de las empresas concesionarias, la Unión de Guardavidas Agremiados (UGA), encabezada por Miguel Nieto y el Sindicato de Guardavidas Municipales que dirige Néstor Nardone y autoridades del municipio de General Pueyrredon.

El lunes pasado se había acordado que el nuevo encuentro se realizaría el martes 11, luego que los empresarios accedieran a pagar 2.000 pesos a cuenta y un aumento del 22 por ciento a partir del mes de diciembre, pero la reunión fue adelantada para hoy.

El conflicto había comenzado el primer domingo del año, cuando un grupo de guardavidas que cumplen funciones en la zona sur de la ciudad, contratados por balnearios concesionados, cortaron el acceso a los estacionamientos del complejo Punta Mogotes, en el marco de un reclamo salarial.

Es que algunos de los trabajadores del sector no cobraron los 15 días de noviembre que tuvieron que desempeñar las tareas de custodia de la seguridad de los bañistas, tal como se había dispuesto por ordenanza municipal, que extendió dicho servicio a 150 días. Tampoco habían percibido el aumento salarial que si habían logrado sus colegas que prestan servicio en las playas públicas.

Este corte, que generó momentos de tensión y confusión, terminó con la convocatoria a una audiencia de conciliación para el día siguiente en la delegación de Trabajo de la provincia, que encabeza José San Martín.

Las tensas negociaciones duraron más de 3 horas, con la mediación del propio ministro Cuartango. Mientras los delegados sindicales intercedían por sus reivindicaciones, los trabajadores manifestaban cortando la avenida en la esquina de Luro y España.

La reunión terminó con una "tregua" en la que los empresarios se comprometieron a pagar una suma de 2.000 pesos por trabajador y a otorgar un incremento del 22% a partir del salario de diciembre. Pero quedó por definir el resto del pago por los 15 días ya trabajados en noviembre, los 15 días que deberán trabajar en abril y otro 8% de aumento, para que se equiparen los salarios de los trabajadores del sector privado, con el de los municipales que habían acordado un incremento de más del 30% en sus negociaciones. "Igual tarea igual remuneración" señalaban los guardavidas, tanto puertas adentro, como en la calle.

Los empresarios, en tanto, aducían la imposibilidad económica de mejorar los salarios más del 22% y de pagar más días por el servicio, teniendo en cuenta que los concesionarios incrementaron en promedio entre el 20 y el 22% el valor de las unidades de sombra en agosto. En cuanto a la extensión del servicio, fundamentaron que no les corresponde pagar salarios en épocas en que los balnearios están cerrados

Comentá la nota