Reapareció Moyano, alertó por la situación social y denunció despidos

El jefe de la CGT opositora aseguró que en su actividad hay suspensiones y despidos. Se sumó a la preocupación de los gremios industriales por el empleo

Y un día Hugo Moyano rompió el silencio después de largas semanas de ostracismo en medio de la disputa electoral. El momento como el discurso elegido para la reaparición del principal referente del sindicalismo opositor no parecieron un dato casual. El camionero ahondó en la división interna que aflora en la CGT oficialista, enfrentada por el control de la relación política con Daniel Scioli y por las negociaciones por la unidad sindical, a la vez que renovó sus quejas por el estancamiento de la economía y se sumó a las voces gremiales que advierten sobre su impacto en el empleo, al denunciar suspensiones y despidos en las empresas del transporte de cargas.

"Es necesario un sinceramiento de la economía", reclamó ayer Moyano y alertó sobre "una trama social muy complicada", que castiga la estabilidad laboral y, según su opinión, deberá ser atendida por el futuro gobierno para evitar su agravamiento. "Se utilizan algunos términos que atemorizan, por ejemplo, devaluación, pero acá lo que hay que hacer es un ordenamiento en la economía, un sinceramiento porque va a traer una secuela de situaciones complicadas", advirtió.

Puntualmente, Moyano aseguró que en su propia actividad, el transporte de cargas, hay "suspensiones y algunos despidos" de choferes y dijo "imaginar" que los mismos efectos del parate económico se extienden a la producción industrial. Esta semana tanto desde los gremios de Smata como la UOM admitieron su preocupación por posibles despidos en el sector automotriz y autopartista durante el último trimestre del año, en consonancia con informes privados que alertaron que el 75% de las firmas vinculadas a la producción de autos planea recortar sus plantillas de personal en ese mismo período.

En declaraciones radiales, el líder camionero abundó en esos temores. "Creo que se van a vivir situaciones difíciles porque la economía no está en lo mejor y el futuro gobierno va a tener que enfrentar situaciones difíciles porque hay un entramado económico-social que deja el gobierno que se va que es bastante complicado", resaltó.

Por otra parte, Moyano ratificó su compromiso con la reunificación del movimiento obrero y aseguró que se está "avanzando" en las negociaciones con ese objetivo, aunque insistió en sus críticas al jefe de la CGT oficial, Antonio Caló, quien resiste cualquier acercamiento con el camionero. "El dirigente puede apoyar a un candidato (presidencial), pero hay que ver si los trabajadores apoyan después al dirigente y lo siguen con ese apoyo. Tenemos que ser concientes de que hay dirigentes que no tienen un apoyo importante de sus afiliados", criticó en abierta alusión a la conducción sindical del metalúrgico.

Comentá la nota