Rechazo al tope salarial del Gobierno y anuncio de paros

En las próximas 72 horas distintos gremios evaluarán medidas de fuerza. Se oponen al 20-25% que fijó Cristina para la suba de haberes. Los bancarios confirmaron: irán a un paro.

Los gremios, tanto oficialistas como opositores, rechazaron el nuevo tope del 20% al 25% en las paritarias dispuesto por el Gobierno y se preparan para quebrar el cepo salarial con paros y movilizaciones, que podrían derivar en una huelga general de varios sectores para la segunda quincena de mayo.

La “mesa chica” de la CGT oficialista analizará mañana la inquietante situación y uno de sus integrantes, el mercantil Armando Cavalieri, pedirá a sus colegas impulsar medidas de fuerza para quebrar los límites impuestos por la Casa Rosada: el líder de Comercio es uno de los grandes afectados porque consensuó con las cámaras empresariales un aumento del 30%, en dos cuotas, pero la Presidenta lo vetó. El dirigente incluso le llevó el jueves pasado al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, una copia del acuerdo en la que consta que el porcentaje se había decidido “en función de la rentabilidad del sector y sin que el Estado pusiera un peso”. No hubo caso.

La UOM retomará mañana sus negociaciones que están estancadas luego de que Cristina Kirchner rechazó el 28% acordado extraoficialmente entre sindicalistas y empresarios. Los metalúrgicos mantienen en suspenso un paro de 36 horas resuelto hace quince días, al que le pondría fecha si mañana no se firma el convenio. El jefe del gremio, Antonio Caló, soporta fuertes presiones de la mayoría de su consejo directivo para que no firme la paritaria por menos del 28/30%.

La Asociación Bancaria tendrá pasado mañana otro encuentro con los empresarios, pero ya lanzó protestas ante la falta de respuesta a su reclamo de un 33% de aumento y compensación del impuesto a las ganancias: este miércoles y jueves habrá asambleas con interrupción de tareas y movilizaciones, y la semana próxima, un paro de 24 horas. “La paritaria tiene que estar por encima del 30%”, dijo ayer Sergio Palazzo, el líder de los bancarios, a Radio Mitre, y justificó el porcentaje reclamado en la necesidad de “superar la situación” creada por el impuesto a las ganancias y la inflación. Agregó: “El relato alcanza hasta que el trabajador va al supermercado”.

Como anticipó Clarín ayer, Cristina Kirchner y el ministro Axel Kicillof primero trataron de frenar cualquier aumento superior al 30% en los convenios “testigo” como la UOM, Comercio y la UOCRA, pero desde hace una semana resolvieron que las mejoras deben encuadrarse en una franja del 20 al 25% anual porque, según creen, es la más adecuada para evitar que las mejoras provoquen un alza inflacionaria y compliquen la economía en el final del ciclo kirchnerista.

Otro gremio que está al borde del paro es la Federación de Trabajadores Aceiteros, que reclama un 42% de aumento y cuyo conflicto salarial se congeló por la conciliación obligatoria dispuesta por el Gobierno. Este procedimiento finalizará mañana, a las 14, sin ningún acuerdo entre las partes y la federación que conduce Daniel Yofra, enrolada en la CTA opositora, comenzaría un paro por tiempo indeterminado. En diálogo con Clarín, el sindicalista dijo que el nuevo tope salarial “no se justifica” y rechazó la propuesta aceptada por el Sindicato San Lorenzo de los aceiteros, filial que adhiere al kirchnerismo, de 2.000 pesos por un mes, a cuenta de un futuro convenio.

Entre los gremios del transporte, en el plenario convocado para el 12 de mayo, se lanzarían medidas de fuerza: algunos quieren que haya paro en una actividad por día durante una semana, aunque no se descarta otra huelga de 24 horas como el 31 de marzo pasado.

El secretario adjunto de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), Omar Maturano, de La Fraternidad, dijo a Clarín que su gremio “no aceptará” el tope salarial del 25% y se preguntó: “¿No era que las paritarias son libres? Si no lo son, que el Gobierno dé un aumento por decreto”.

Gerardo Martínez, líder de la UOCRA y uno de los sindicalistas favoritos de Cristina Kirchner, aseguró a Clarín que “la mayoría de los gremios estarán cerrando sus paritarias en torno del 29%, a pesar de lo que se diga desde el Gobierno”. Además, dijo que “confía” en que la Presidenta elevará el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias como anticipó la semana pasada.

El titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, destacó a Clarín que el tope del 25% es “inaceptable, vergonzoso y lamentable” y advirtió que “los dirigentes que firmen por ese porcentaje estarán entregando el poder adquisitivo de los salarios de sus trabajadores”. Sostuvo que el reclamo salarial del gremio de Camioneros “hasta ahora supera el 30%” y anticipó que la central obrera que lidera se reunirá esta semana para analizar la situación y decidir alguna medida junto a los gremios moyanistas.

Comentá la nota