Reclaman "solución política"para el conflicto que afecta a todo el puerto

Reclaman "solución política"para el conflicto que afecta a todo el puerto
Las cámaras de la industria pesquera apelaron a las autoridades locales, provinciales y nacionales. Los protagonistas directos "ya hicieron todo lo que tenían que hacer", dijeron los empresarios. Y recordaron que la industria sigue sin trabajar y que el perjuicio se derrama sobre los demás sectores.
El conflicto de la pesca en Mar del Plata inició su tercer mes, con 27 días continuados de paro de actividades -los últimos- y no hay ningún frente de negociación abierto entre los marineros del Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape). Ayer, los representantes de las distintas cámaras del sector pesquero marplatense coincidieron en reclamar una "solución política" para destrabar la parálisis del puerto, tras argumentar que todos los actores principales involucrados en la problemática "ya hicieron todo lo que tenían que hacer" pese a lo cual, la industria sigue sin trabajar.

Por separado, el secretario del Simape Juan Domingo Novero ratificó que el gremio seguirá reteniendo en los muelles a las embarcaciones de altura hasta que se vislumbre una solución. Admitió sin embargo que a nivel de soluciones "no tenemos nada de nada. Nadie dice nada, nadie llama, nadie convoca", según declaró al portal Pescare.com.ar

El gerente de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura, Darío Socrate, aseguró que si bien el "consorcio, el intendente, el Ministerio de Trabajo de la Nación y la provincia, el Ministerio de Seguridad, el subsecretario de Pesca y la Prefectura" entre otras autoridades "creen haber hecho lo que se debía" para tratar de salir del conflicto, el hecho de que aún no haya una solución indica que "evidentemente hay alguien que tiene que hacer algo más". A su juicio "el corazón del problema es que falta tomar alguna decisión" que si bien aseguró desconocer cuál es, depende de que las autoridades, en especial "el intendente o el gobernador se pongan en funcionamiento".

A su lado, el presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA) Oscar Fortunato, afirmó que el sector empresarial no está pidiendo "que alguien haga más de lo que tiene que hacer" sino que "actúe de manera integral" sin perder de vista las condiciones fijadas por las autoridades nacionales, a las que calificó de "muy claras y concretas". Así, el titular de CEPA aludió a la decisión del Trabajo de la Nación de avalar la suba salarial del 22% para los marineros firmada por el SOMU y a la resolución judicial que -según explicó- le "prohíbe" al Simape desarrollar cualquier otro tipo de negociación, dejándole como única alternativa aceptar lo ya acordado.

Por eso "si alguien quiere interceder en este tema políticamente debe hacerlo en ese marco y no fuera de él. La realidad es que cualquier autoridad que quiera actuar debe hacerlo en ese ámbito (el Ministerio de Trabajo de la Nación) porque es el ámbito rector. Cuando se quiere actuar tratando de cambiar esa situación se crea una expectativa que en algunos genera una reacción violenta cuando no se cumple. Por eso creo que debe haber cautela en los dirigentes empresariales, laborales y políticos", subrayó.

Los referentes aprovecharon para ratificar posición y elevar el reclamo de "soluciones políticas" durante una conferencia de prensa convocada para repudiar un nuevo atentado, esta vez contra el estudio jurídico de un letrado vinculado a la industria pesquera.

Nuevo intento del Simape

Por la parte gremial, Novero comentó que este lunes solicitó al subsecretario de Pesca de la Nación Miguel Bustamante que gestionara un encuentro con los representantes de las cámaras, pero la respuesta fue negativa por parte de éstos.

Los empresarios volvieron a subrayar ayer que no se sentarán a negociar salarios con el Simape porque ya firmaron un acuerdo con el SOMU.

El sindicato marplatense se mantiene firme en la exigencia de ser reconocido como negociador paritario, aun cuando lo que finalmente firme sea un acuerdo salarial similar al del SOMU.

Aquella exigencia solamente puede ser resuelta por el Ministerio a través de una resolución, cosa que tampoco se avizora como probable.

Con todo, Novero dejó abierta una rendija: "Tampoco hay necesidad que yo firme", pues "si cada tripulación arregla con su armador el mejor acuerdo, que salga a trabajar", puntualizó. Pero lo cierto es que hasta ahora nada indica que las posiciones vayan a flexibilizarse.

Comentá la nota