Por un reclamo gremial no atenderán en el Centro de Salud

La comunicación de la tercerización del servicio de lavandería en el Hospital Centro de Salud motivó que los trabajadores resolvieran no atender al público. Se garantiza la atención en la guardia
La notificación por parte de las autoridades del Hospital Centro de Salud a los empleados de que el servicio de lavandería del nosocomio se tercerizaría por decisión del Sistema Provincial de Salud (SiPROSA), motivó la protesta de los trabajadores que, en reclamo cortaron la circulación vehicular por Avenida Avellaneda durante la mañana de ayer.

Posteriormente los representantes del Sindicato de Trabajadores Autoconvocados de la Salud (SITAS) realizaron una asamblea en donde se resolvió iniciar una medida de fuerza a partir de las 7.00 de hoy con concurrencia a los lugares de trabajo pero sin atención al público por tiempo indeterminado, "hasta que las autoridades revean la medida" y la realización de un nuevo corte en la Av. Avellaneda al 700, frente al nosocomio, a partir de las 9.00

"A los compañeros del servicio de lavandería se les notificó desde la dirección del hospital que trabajaban hasta fin de mes porque el servicio se cerraba" explicó Verónica Jerez, delegada del SITAS, agregando que "en realidad ya sabíamos que se va a privatizar como otros servicios del Centro de Salud, quedando a disponibilidad del SIPROSA la gente que es de planta permanente, mientras que los compañeros precarizados, como los reemplazantes no permanentes, se les corta el reemplazo también a fin de mes, por lo que quedarían cesantes", aseguró la delegada.

Más adelante, Jerez manifestó que "no se puede permitir que se avasallen los derechos de los compañeros. Esto es un ataque claro del Gobierno. Empiezan por un servicio y después van a terminar privatizando todo y no es solo el Centro de Salud, ya que después irán por los otros hospitales, que es lo que ya sabemos que pasó en décadas anteriores como en la del 90", concluyó.

La medida de todos los trabajadores del hospital tenderá a complicar la atención al público que concurre, especialmente, a los consultorios externos, a pesar que los dirigentes sostuvieron que "las guardias y los servicios de emergencia estarán garantizados mientras dure el conflicto".

Si bien la medida tendría un impacto menor entre los 15 empleados de planta permanente, quienes pasarían a cumplir otras funciones dentro del SiPROSA, la problemática se plantea en aquellos que fueron designados como reemplazantes no permanentes quedarían, directamente a partir del 1 de junio, sin trabajo.

El Centro de Salud viene siendo blanco de diversas medidas por parte de las autoridades que motivan el malestar de los trabajadores, donde en la mayoría de las veces concluyen con medidas de fuerza, muchas de las cuales se extienden en el tiempo ocasionando un grave problema en la prestación de los servicios de salud de aquellos que concurren al nosocomio. Finalmente, casi siempre, se dan marcha atrás con las medidas. Lógico sería encontrar, en esta oportunidad, una salida que no perjudique a la gente.

Comentá la nota