Reclamo gremial complica el traspaso de las rutas

El sindicato del hijo de Moyano pide una suba salarial de 33% e indemnizaciones.
A menos de una semana del debut de las nuevas concesionarias viales, el Gobierno y las empresas se toparon con un sorpresivo reclamo gremial que podría afectar la transferencia de las rutas con peaje.

El Sindicato de Trabajadores de Peaje y Afines (Sutpa), que controla Facundo Moyano -uno de los siete hijos del líder de la CGT, Hugo Moyano- salió al ruedo con un doble planteo que incluye un aumento salarial y el cobro de una indemnización especial.

El Sutpa -gremio mayoritario del sector, que representa a casi el 70% de los 1.400 operarios de las rutas concesionadas- quiere una recomposición salarial del 33% y una suma única para cada trabajador de $ 75.000 promedio por el cambio de una empresa a otra.

Tras tomar nota del pedido, ahora las autoridades y concesionarias deben resolver quién se hace cargo de los reclamos económicos.

Las seis empresas viales que están por salir del negocio de los peajes sostienen que ni en los pliegos, ni en los contratos estaba prevista una indemnización laboral al término de las concesiones.

En tanto, las ocho concesionarias que están por desembarcar alegan que tampoco pueden pagar esa compensación porque no figuraba en las bases licitatorias. Respecto a la suba salarial, plantean que cualquier ajuste que se conceda deberá ser reconocido por el Estado como mayores costos operativos.

Cabe destacar que el nuevo "club del peaje" está integrado por grandes constructoras y empresas que tienen una buena llegada a la Casa Rosada: Roggio, Iecsa, Cartellone, Eurnekian, Electroingeniería, Isolux, Eskenazi, Esuco y CPC, de Cristóbal López.

Si bien aún no tienen una posición tomada, los funcionarios del Ministerio de Planificación y Vialidad creen que finalmente el gremio obtendrá lo que busca. Estiman que la suba salarial será afrontada por los flamantes concesionarios y que la indemnización, la terminará pagando, por una u otra vía, el Estado.

Respecto al desembolso extraordinario por sustitución de empleador, los últimos antecedentes estatales favorecen la postura de Moyano. Cuando en 2004 se cambiaron las firmas recolectoras de residuos, el gobierno porteño de Aníbal Ibarra les reconoció a los trabajadores una indemnización. Lo mismo hizo la Nación, en 2004 y 2007, con los ferroviarios que pasaron de la empresa Metropolitano a la órbita estatal tras la caída de las concesiones de líneas San Martín, Roca y Belgrano Sur.

Comentá la nota